S?bado, 21 de abril de 2007
NO VER LO QUE NO QUEREMOS VER

Editorial desde Israel Bernardo Ptasevich
Katzrin, 6 de diciembre de 2006

Varias veces hemos tenido se?ales de alerta, destrozos, violencia en las escuelas, agresiones, pero todo sigui? igual. En la calle se habla de que hay drogas tambi?n en Katzrin como en todo Israel. Quiz?s alguien lo sepa en forma comprobada. Los chicos cuentan que tambi?n en nuestros colegios secundarios (NOFEI GOLAN) se fuma narguila "como m?nimo" y no pasa nada y que la droga es habitual en los colegios del pa?s incluso ante la desinteresada vista de los preceptores. No nos gusta pensar que la tranquilidad y seguridad que todos creemos tener en la ciudad sea alterada. Pero eso se logra con medidas concretas, con compromiso y con participaci?n. Mirar para otro lado cuando pasan cosas no nos va a asegurar que en este pueblo tendremos una vida mejor, m?s segura y diferente a la de las grandes ciudades. Si bien casi todos los habitantes nos conocemos, esta demostrado que NO TODOS. Esas excepciones hacen que nuestra paz habitual corra peligro. El norte de Israel y mucho mas El Gol?n o espec?ficamente Katzrin tienen una bien ganada fama de que hay otra forma de vida lejos del mundanal ruido. La mayor?a de nosotros elegimos este sitio y vivimos aqu? por ello.

Han asesinado a una ni?a de 13 a?os en el ba?o del colegio Nofei Gol?n, han matado a una de nuestras ni?as. Porque cualquiera de nuestros hijos pod?a haber estado all?. Destruyeron su incipiente vida, arruinaron la vida de su familia, nos rompieron el coraz?n y nos movieron el piso desde sus cimientos. Ya nunca ser? como antes. Nuestros ni?os en su mayor?a, andaban solos por la ciudad, muchos de ellos desde los cuatro o cinco a?os. La escuela era un sitio seguro, donde los padres sab?an que sus hijos no corr?an peligro adem?s de educarse. Ya nunca m?s un papa o una mama estar?n tranquilos en su trabajo. Muchas veces discut? con mi esposa por mantener el sistema Rioplatense de llevar y traer a mi hija cada d?a, de acompa?arla o estar pendiente en todos los sitios, incluido la escuela. Que la mayor?a aceptara el sistema Israel? de dar libertad a los hijos no significa que ah? este la raz?n. Desde hoy muchos de los padres imitar?n a mi esposa y no dejaran ni a sol ni a sombra a sus hijos.

El clima de la ciudad es tenso. Sobrevuelan miles de preguntas. ?Por que no hay control en la puerta de ese establecimiento, como no lo hay en el Matn?s donde a veces hay cientos de chicos. En los centros comerciales el shomer es m?s bien alguien a quien saludar cuando pasamos por la puerta. ?Por que hay tanta violencia en los colegios y no se hace nada? ?Por que en los recreos los maestros est?n en la sala tomando caf? (durante su merecido descanso, y no hay nadie cuidando y controlando a los chicos? (o muy pocos e insuficientes) Hoy a la ma?ana cuando mi hija me dijo? Pap? tengo miedo, entend? que nuestra vida va a cambiar desde este momento. Es cierto que todos los padres apoyaremos a nuestros hijos, trataremos de no demostrarles nuestra preocupaci?n y de apoyarlos, les explicaremos que la vida debe continuar, pero nada de eso ser? suficiente. La realidad podr? m?s que todo lo que podamos argumentar. Se ha perdido la confianza. Estar? en las autoridades de la ciudad, gobierno, polic?a, directores de las escuelas y en la comunidad misma recobrarla. Es un momento donde la participaci?n activa de los ciudadanos es imprescindible. Exigir que cuiden a nuestros hijos en los sitios que les corresponda es nuestra obligaci?n.

Alguien me dijo? en Argentina y Uruguay esto pasa todos los d?as. ?Y a mi que me importa?.... ?no es esa una de las causas por la que estamos aqu?? Dejemos de pensar en lo que pasa en otros sitios. Este es hoy nuestro lugar, nuestra casa, nuestro pa?s, nuestra ciudad. Busquemos todos juntos una mejor vida para nuestra familia. Exigir las condiciones de vida razonables y la seguridad, es uno de los factores importantes para ello. Tambi?n hay que colaborar. Muchos lo hicimos cuando pudimos y otros lo est?n haciendo ahora. La comunidad latina de Katzrin es un ejemplo en ese sentido y nuestros voluntarios dejan de compartir horas en su casa o descanso para brindar apoyo a la comunidad. Damos nuestro p?same a esta familia destruida y todo nuestro apoyo. Ante cualquier s?ntoma de violencia demos la alarma. No permitamos la violencia en nuestra ciudad y mucho menos si afecta la vida de nuestros hijos. Dejemos de mirar hacia otro lado y no ver lo que no queremos ver.

Tags: TAIR, RADA, COLEGIO, KATZRIN, ASESINATO, INDICIOS

Publicado por javerim @ 0:49  | KATZRIN MI CIUDAD
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios