S?bado, 21 de abril de 2007
Este testimonio lo deberia leer cada persona que cree que el Holocausto no existio. Por ello dedico este ENVIO DIRECTO a Ahmadinejad y a Chaves quienes seguramente evitaran leerlo o dejaran su lectura antes de terminar.
A nosotros, los judios, los que hemos perdido alli nuestros familiares, los que sabemos del horror que han padecido, se nos parte el corazon al repasar este testimonio terrible, se nos caen lagrimas de dolor y tristeza, se nos paraliza el alma. Nosotros los judios, tomamos aire profundamente al leer este testimonio y convertimos el horror en fuerzas para luchar. Lo convertimos en compromiso de que esto no pase NUNCA MAS.
Bernardo Ptasevich 18/10/2006

En la sala donde se desnudan

En la amplia y profunda sala hay doce pilares que sostienen el edificio; ahora est? brillantemente iluminada por una intensa luz el?ctrica. Alrededor de las paredes y los pilares hay bancos con colgadores que hace ya tiempo han sido dispuestos para que las v?ctimas dejen en ellos sus ropas. Encima del primer pilar, un cartel clavado en el que puede leerse en varios idiomas que se ha llegado a los "ba?os" y que todos deben quitarse la ropa para que sea desinfectada.

Hemos coincidido con ellas, con las v?ctimas, y, petrificados, intercambiamos miradas. Saben todo, comprenden todo: que no son ba?os, y que esta sala es el corredor de la muerte.

El lugar va llen?ndose de gente sin cesar. Siguen llegando camiones con nuevas v?ctimas, y a todas las engulle la "sala". Estamos ah?, aturdidos, y somos incapaces de decirles una palabra. Aunque no es la primera vez: han sido muchos los transportes que hemos recibido, y hemos presenciado muchas escenas parecidas a ?sta. Pero nos sentimos d?biles, como si fu?ramos a desfallecer, a caer sin fuerzas junto a ellas.

Todos somos presa de estupor. Cubiertos por ropas ya viejas, rotas desde hace tiempo de tanto uso, hay cuerpos llenos de encanto y atractivo. Tantas cabezas de cabellos rizados, negros, casta?os, rubios, y tambi?n algunas ?pocas? de cabellos canosos, en las que lucen grandes y profundos ojos negros que nos miran, embrujadores. Ante nuestra vista
se agitan vidas palpitantes y tr?mulas, en la flor de la vida,
rebosantes de savia, empapadas en manantiales de vida, rosas que podr?an seguir creciendo en un fresco jard?n, ba?adas en agua de lluvia, colmadas de roc?o matinal. Con el resplandor del sol brillan las gotas resplandecientes de sus ojos de flor, tal si fueran perlas.

No ten?amos el coraje ni la firmeza para decirles a estas queridas hermanas que se desnudaran. Porque las ropas que llevaban puestas, incluso ahora, son las corazas, los escudos que protegen sus vidas. En el momento en que se desvistan y queden como su madre las trajo al mundo, perder?n su ?ltima defensa, el ?ltimo sost?n del que ahora penden sus vidas. Y por eso no tenemos el coraje de decirles que se desnuden lo m?s r?pido que puedan. Que a?n permanezcan un momento, un instante m?s dentro de su coraza, arropadas por la vida.

La primera pregunta que surge de todos los labios es si ya han llegado sus maridos. Quieren saber si a?n viven sus maridos, padres, hermanos, amantes, o si sus cuerpos yacen inm?viles en alguna parte, los est?n quemando las llamas y de ellos ya ni rastro queda. Y si ellas se han quedado solas, abandonadas y con un hijo que ya es hu?rfano. Quiz?s haya perdido para siempre a su padre, a su hermano. Pero entonces, ?para qu? vivir, por qu? iba a querer seguir viviendo? "Dime, hermano", dice una de ellas, resignada ?su mente hace tiempo se ha hecho a la idea de que ha de abandonar la vida y el mundo para siempre. Se dirige a nosotros valientemente, con una nota de firmeza en su voz: "Decidnos, hermanos, ?cu?nto se tarda en morir? ?Es una muerte penosa o f?cil?"

Pero no les est? permitido demorarse en aquel lugar. Las bestias asesinas no tardan en manifestarse. El aire es rasgado por los gritos de los bandidos borrachos, impacientes por saciar su sed con la desnudez de mis queridas y hermosas hermanas. Los porrazos arrecian sobre las espaldas, cabezas y cualquier otra parte de los cuerpos con la que tropiezan, y r?pidamente van cayendo al suelo las prendas de vestir. Algunas se averg?enzan, quisieran ocultarse donde fuera, con tal de no exponer su desnudez. Pero aqu? no hay un solo rinc?n, aqu? ya no existe la verg?enza. La moral y la ?tica van a la tumba, junto con la vida.

Algunas se abalanzan sobre nosotros como hechizadas, como enamoradas se lanzan a nuestros brazos y nos ruegan con miradas avergonzadas que las desvistamos, quieren olvidarse de todo, no quieren pensar en nada. Al pisar el primer escal?n de la tumba ya han saldado todas las cuentas con el mundo de ayer, con su moral y principios, con sus ideas ?ticas. Y ahora, en el umbral de la fosa, mientras a?n permanecen en la superficie de la vida y siguen sintiendo, perciben todav?a que necesita disfrutar el cuerpo, quieren darle todo lo que desee, el ?ltimo placer, la ?ltima alegr?a que sea posible obtener en vida, ahora quieren emborracharlo, saciarlo antes de morir. Por ello desean que ese cuerpo que palpita intensamente, pleno de sangre y de vida, sea acariciado, mimado por la mano de un hombre extra?o, que sea el m?s cercano amante, aqu? y ahora, quien lo acaricie. Y sentir de ese modo como si la mano del esposo o del amante fuese la que acariciara y mimara su cuerpo consumido por la pasi?n. Quieren emborracharse ahora, las queridas hermanas, las hermosas m?as. Y sus labios ardientes se tienden hacia nosotros con amor, quieren besarnos apasionadamente, mientras esos labios siguen con vida.

Llegan raudos m?s camiones repletos de v?ctimas, ?stas entran en la sala. Entre las filas de mujeres desnudas muchas se abalanzan sobre las reci?n llegadas, llorando y gritando de manera atroz; es que las hijas desnudas han reencontrado a su madre y se besan y abrazan, se alegran de volver a estar juntas. Y la hija se siente feliz de que su madre, de que el coraz?n de su madre, la acompa?e a la muerte.

Todas se desnudan y forman en fila, unas lloran y otras se quedan quietas, como petrificadas. Una se arranca el cabello y habla furiosamente consigo misma. Cuando me acerco a ella escucho solamente estas palabras: "?D?nde est?s, amado esposo m?o, por qu? no vienes a verme, si soy tan joven y hermosa?" Las que est?n cerca me dicen que el d?a anterior, en el calabozo, ha perdido la raz?n.

Otras nos hablan en voz baja, serenas: "?Ay!, si somos tan j?venes, tenemos ganas de vivir, hemos disfrutado tan poco de la vida". No nos piden nada, porque saben que somos igualmente v?ctimas, como ellas. Pero hablan, simplemente por hablar, porque el coraz?n est? colmado de pena y antes de morir quieren hablar con alguien que est? vivo y contarle sus sufrimientos.

Unas mujeres en grupo se abrazan y besan, son hermanas que se han encontrado all? y se apretujan hechas un ovillo.

All? est? tambi?n una madre desnuda sentada en un banco son su hija en el regazo. Una criatura, una ni?a que a?n no ha cumplido quince a?os. Estrecha la cabecita contra su pecho y la besa por todas partes. Y una corriente de c?lidas l?grimas se derrama sobre su sangre joven. La madre llora por su ni?a, a la que con sus propias manos pronto conducir? a la muerte.

En la sala, en la inmensa tumba, brilla ahora una nueva luz. A un lado del gran infierno se alinean los blancos, alabastrinos cuerpos de mujer que esperan la apertura de las puertas del infierno que les franquear? el camino hacia la tumba. Nosotros, los hombres, vestidos, estamos frente a ellas y las miramos petrificados. No somos capaces de discernir si la escena que contemplamos es real o si se trata solamente de un sue?o. ?Hemos aterrizado acaso en un mundo de mujeres desnudas donde pronto ser?n objeto de un diab?lico juego? ?O estamos en alg?n museo, en el taller de un artista al que mujeres de todas las edades, mostrando la m?s amplia gama de expresiones en sus gestos, suspiros y callado llanto, han venido por su propia voluntad para posar como modelos?

Porque lo que nos sorprende es que estas mujeres, en lo que parece una excepci?n a tantos otros transportes, permanezcan tan serenas. En su mayor?a incluso parecen animosas y despreocupadas, como si nada estuviera pas?ndoles. Miran de frente a la muerte con una valent?a, una serenidad que nos dejan estupefactos. ?Acaso no saben lo que les espera? Las contemplamos compasivamente porque vemos alzarse ante nosotros otra estampa de horror: estas vidas palpitantes, estos mundos en ebullici?n, el ruido, el alboroto que surge de ellas, en unas horas habr? muerto, yacer? inm?vil. Sus bocas enmudecer?n para siempre. Esos ojos brillantes que ahora las dotan de tanto encanto, tanta magia, quedar?n detenidos, apuntando hacia una ?nica direcci?n, como si fueran a sondear la eternidad de la muerte.

Estos hermosos cuerpos seductores que ahora florecen llenos de vida tendidos quedar?n en el suelo, como seres repugnantes revolcados en el lodo y la mugre de la tierra, sus limpios cuerpos alabastrinos maculados por las deyecciones.

De la boca de perla se arrancar?n los dientes junto con la carne, y la sangre correr? a raudales.

De la nariz perfilada manar?n dos r?os: uno rojo, otro amarillo o blanco.

Y el rostro blanco y rosado se tornar? rojo, azul o negro por efecto del gas.

Los ojos desorbitados estar?n inyectados en sangre, y ser? imposible reconocer a la mujer que ahora mismo tenemos ante nosotros. Y dos heladas manos cortar?n los ensortijados cabellos y arrancar?n los pendientes de sus orejas y los anillos de sus dedos.

Despu?s, dos hombres extra?os cubrir?n con guantes sus manos o las envolver?n con trozos de tela, ya que estos cuerpos ?ahora blancos como la nieve? tendr?n entonces un aspecto repulsivo y no querr?n tocarlos con las manos desnudas. Arrastrar?n a esta joven y hermosa flor por el suelo de cemento, helado y mugriento. Y su cuerpo arrastrado barrer? toda la suciedad que encuentre en su camino.

Y como si se tratara de un animal repugnante, ser? lanzada, arrojada sobre un montacargas que la enviar? al fuego de all? arriba, al infierno, y en pocos minutos esta carne humana se convertir? en cenizas.

Ya podemos ver, ya percibimos su fin inminente. Observo estas vidas palpitantes que aqu? ocupan un gran espacio, que ahora mismo representan mundos enteros, y dentro de unos minutos se alzar? ante mis ojos otra imagen: la de un compa?ero llevando una carretilla de cenizas hacia la gran fosa. Ahora estoy junto a un grupo de unas diez o quince mujeres, y muy pronto todos sus cuerpos, todas sus vidas cabr?n en una carretilla de cenizas. De quienes ahora est?n aqu? no quedar? el m?s m?nimo rastro, todas ellas, que han ocupado ciudades enteras, que ten?an un lugar en el mundo, ser?n borradas en breve, arrancadas de cuajo, como si nunca, como si jam?s hubiesen nacido. Nuestros corazones est?n destrozados por el dolor. Sentimos en nosotros mismos, sufrimos en carne propia la angustia de su paso de la vida a la muerte.

Nuestros corazones se llenan de compasi?n. ?Ay, si pudi?semos sacrificar trozos de nuestra vida en su lugar, en lugar de nuestras queridas hermanas, ser?amos tan felices! Ahora querr?amos estrecharlas contra nuestro coraz?n dolorido, besar todo su cuerpo, embriagarnos con la vida que est? a punto de desaparecer. Dejar grabada en el coraz?n esta imagen de sus vidas que a?n palpitan y llevar eternamente en el fondo de nuestros corazones estas vidas que se apagar?n ante nuestros ojos. Todos somos presa ahora de pensamientos de pesadilla. Ellas, las queridas hermanas, nos miran con asombro: por qu? parecemos tan "trastornados", si ellas est?n serenas. Ahora dar?an lo que fuera por hablar con nosotros, preguntarnos qu? ser? de ellas cuando hayan muerto, pero no se atreven y el secreto no les ser? revelado hasta el final.

Por ahora, aqu? est? la gran masa desnuda que dirige petrificada sus miradas en una sola direcci?n, mientras un oscuro pensamiento va teji?ndose en su mente.

En un rinc?n han quedado todas sus pertenencias, mezcladas en un ovillo, un revoltijo. Las ropas que hace un instante se han quitado al desnudarse. Son ellas, sus cosas, las que ahora no les permiten mantener la calma. A pesar de saber que ya no las necesitar?n, permanecen atadas a ellas por m?ltiples lazos, a?n conservan el calor de sus cuerpos. Ah? est?n, en desorden; aqu? un vestido, all? el chaleco que tanto abrigaba. ?Ay, si pudieran volver a ponerse esas ropas, qu? bienestar sentir?an, qu? dichosas ser?an!

?Ser? cierto, pues, que su situaci?n es tan tr?gica que ya nunca m?s vestir?n sus cuerpos esas ropas?

?Se quedar?n ah? abandonadas, tiradas? ?Nunca m?s volver?n a verlas?

Ay de esas ropas, ahora hu?rfanas. Son como testigos, advertencias, indicios de la muerte inminente.

Ay, qui?n vestir? esas ropas cuando ellas hayan muerto. Una sale de la fila y va hacia un pa?uelo de seda que ha quedado atrapado bajo el pie de un compa?ero. Lo recoge r?pidamente y vuelve a fundirse en la fila. Le pregunto por qu? necesita ese pa?uelo. "Es un recuerdo" ?me contesta la joven en voz baja. Y quiere llev?rselo a la tumba.


El vertido del gas

En el silencio de la noche se oyen los pasos de dos personas. A la luz de la luna se vislumbran las dos siluetas. Se colocan las m?scaras para verter el mort?fero gas. Llevan dos grandes bidones met?licos, que pronto aniquilar?n a miles de v?ctimas. Dirigen sus pasos hacia el b?nker, hacia el profundo infierno, hacia all? avanzan sigilosamente. Serenos, fr?os, impasibles, como si se dispusieran a realizar una labor sagrada. Su coraz?n es de hielo, sus manos no tiemblan ni una sola vez, con paso inocente se acercan a cada "ojo" del b?nker enterrado; all? vierten el gas y despu?s tapan el "ojo" abierto con una pesada tapadera para que el gas no pueda salir. A trav?s de los ojos-orificios les llega el intenso y doloroso gemido de la masa, que ya se debate con la muerte, pero su coraz?n no se conmueve. Sordos, mudos, con frialdad impasible avanzan hacia el segundo "ojo"
y vuelven a verter el gas. As? van cubriendo hasta el ?ltimo
de los "ojos", y entonces se quitan las m?scaras. Ahora marchan orgullosos, llenos de coraje y contentos. Han cumplido con una importante tarea para su pueblo, para su pa?s. Acaban de dar un paso m?s hacia la victoria...


Los preparativos para el infierno

Es preciso endurecer el coraz?n, matar toda sensibilidad, acallar todo sentimiento de dolor. Es preciso reprimir el horroroso sufrimiento que recorre como un hurac?n todos los rincones del cuerpo. Es preciso convertirse en un aut?mata que nada ve, nada siente y nada comprende.

Los brazos y las piernas se dedican a trabajar. All? hay un grupo de compa?eros, cada uno ocupado en su labor. Se jala con fuerza hasta extraer los cuerpos de la madeja, ?ste por una pierna, aquel otro por un brazo, lo que resulte m?s c?modo. Parece que en cualquier momento van a desmembrarse por los incesantes tirones. Despu?s se arrastra el cuerpo por el mugriento y fr?o suelo de cemento, y su hermosa blancura alabastrina, como si fuera una escoba, va recogiendo toda la suciedad, todo el polvo que encuentra en su camino. Se toma el cuerpo, ahora manchado, y se lo coloca boca arriba. Te miran unos ojos ya vidriosos, como si preguntaran: "?Qu? har?s ahora conmigo, hermano?" M?s de una vez reconoces a alguien con quien compartiste ratos antes de que entrara en la tumba. Tres personas se disponen a preparar los cuerpos. Con unas fr?as tenazas, uno de ellos se introduce en la hermosa boca en busca de alg?n tesoro, de alg?n diente de oro, y cuando lo encuentra, lo arranca con carne y todo. Otro, con las tijeras, corta los cabellos ondulados, despoja a la mujer de su corona. El tercero arranca deprisa los pendientes de las orejas, y m?s de una vez las deja manchadas de sangre. Y los anillos que no salen f?cilmente tambi?n se arrancan con tenazas.

Ahora ya se los puede llevar el montacargas. Dos hombres mecen los cuerpos como si fueran le?os y los lanzan sobre la plataforma; cuando han sumado siete u ocho, se avisa con un bastonazo y sube el montacargas.


En el coraz?n del infierno

All? arriba, junto al montacargas, cuatro hombres esperan. A un lado, dos arrastran los cuerpos al "dep?sito"; los otros dos est?n encargados de conducirlos directamente hacia los hornos. Los cuerpos son alineados de dos en dos ante cada una de las bocas del horno. Los ni?os peque?os est?n apilados a un lado y van siendo arrojados a raz?n de uno por cada dos adultos. Se colocan los cuerpos sobre la "tabla de purificaci?n" 5 ?una angarilla de hierro?, y entonces se abre la boca del horno y se empuja la angarilla hacia el interior. El fuego infernal extiende sus lenguas como brazos abiertos y atrapa el cuerpo de inmediato, como si fuera un tesoro. Lo primero en arder son los cabellos. La piel se llena de ampollas y en pocos segundos estalla. Los brazos y piernas comienzan a contorsionarse porque las arterias se encogen y ponen los miembros en movimiento. El cuerpo entero arde intensamente, estalla la piel y puede o?rse el crepitar del fuego avivado por la grasa derramada. Ya no se ve un cuerpo, sino una sala en la que arde un fuego infernal que consume algo en su interior. El vientre estalla. Los intestinos y las entra?as brotan r?pidamente de su interior y en pocos minutos no queda traza de ellos. La cabeza tarda m?s en arder. De las ?rbitas surgen unas llamitas azules que centellean, los ojos arden junto con los sesos ocultos que de este modo se manifiestan, mientras en la boca sigue calcin?ndose la lengua. El proceso dura en total cerca de veinte minutos, durante los que un cuerpo, un mundo se ve reducido a cenizas.

Te quedas petrificado, observando. Ahora colocan a otros dos sobre la angarilla. Dos seres, dos mundos que ten?an un sitio entre la humanidad, que viv?an, exist?an, hac?an y creaban. Que trabajaron para el mundo y para s? mismos, que estaban poniendo un ladrillo sobre el gran edificio, tejiendo un hilo para el mundo y el porvenir; y en veinte minutos no quedar? de ellos el m?s ?nfimo vestigio.

Aqu? yacen otras dos, las han lavoteado. Dos mujeres hermosas y j?venes, que han debido de ser espl?ndidas. Ocupaban su sitio en la tierra, ocupaban dos mundos enteros; cu?nta dicha y placer dieron al mundo, cada una de sus sonrisas era un consuelo, cada mirada una alegr?a, cada una de sus palabras tan encantadora como un canto celestial, y all? donde posaban sus pies tra?an consigo la alegr?a, el placer. Tantos corazones las amaron, y ahora est?n las dos sobre la angarilla de hierro y pronto se abrir? la boca infernal y en minutos no quedar? de ellas ni el m?s ?nfimo vestigio.

Ahora disponen a tres m?s. Una criatura apretujada contra el pecho de su madre; cu?nta dicha, cu?nta satisfacci?n sintieron esa madre y su padre cuando el ni?o naci?. Constru?an un hogar, tej?an un futuro, el mundo era para ellos un idilio, y en veinte minutos no quedar? de ellos ni el m?s ?nfimo vestigio.

El montacargas sube y baja transportando incontables v?ctimas. Como en un gran matadero yacen aqu? apilados los cad?veres, esperando en fila su turno y que se los lleven.

Treinta bocas infernales arden al un?sono en los dos grandes edificios y engullen un sinn?mero de v?ctimas. No habr? de pasar mucho tiempo antes de que cinco mil personas, cinco mil mundos sean devorados por las llamas.

Los hornos arden y rugen como olas tempestuosas, los hornos fueron encendidos hace ya tiempo por las manos de los b?rbaros, los asesinos del mundo, que aspiran a espantar con la luz de sus llamas las tinieblas de su mundo de horror.

El fuego arde firme y sereno, nada lo impide, nadie lo apaga. Sin parar recibe m?s v?ctimas, como si el antiguo pueblo de m?rtires hubiera nacido especialmente para eso.

Vasto mundo libre, ?ver?s alg?n d?a esta inmensa llama? Y t?, hombre libre, si alguna vez ante el crep?sculo ?est?s donde est?s? elevas tus ojos hacia el alto cielo, hondamente azul, y lo ves cubrirse de llamas a lo lejos, has de saber, hombre libre, que ese es el fuego de este infierno donde sin parar se consumen seres humanos. Quiz?s un d?a su fuego caliente tu helado coraz?n y funda el hielo de tus manos fr?as, para que as? puedas venir a apagarlo. O quiz?s tu coraz?n eche alas de coraje y bravura y sustituyas a las v?ctimas que nutren el fuego de este infierno, para que arda aqu? eternamente y que en sus llamas sean devorados quienes lo encendieron. ~

nota: He puesto esta parte que iba al comenzar deliberadamente despues del relato para que accedan directamente al testimonio. bp.


LETRAS LIBRES

OCTUBRE DE 2006

En el coraz?n del infierno

Documento de un Sonderkommando de Auschwitz, 1944.
por Zalmen Gradowski
?Ha dicho Sonderkommando?

Los miembros de los Sonderkommandos de Auschwitz han sido objeto de una de las m?s tenaces leyendas negras divulgadas despu?s de la Segunda Guerra Mundial. Bien por desconocimiento de la l?gica del proceso de exterminio de los jud?os europeos ejecutado por el r?gimen nazi, bien por voluntad de borrar lo que durante mucho tiempo los sobrevivientes consideraron episodios especialmente vergonzosos del mismo, la realidad de estos "comandos especiales" se mantuvo discretamente apartada del estudio general del proceso de internamiento, selecciones y asesinato en las c?maras de gas de los seis campos de exterminio levantados por los alemanes en territorio polaco.

Dicha leyenda rezaba que los "comandos especiales" estaban integrados por delincuentes comunes especialmente violentos, a los que los ss, adem?s, manten?an deliberadamente embrutecidos facilit?ndoles el consumo de grandes cantidades de alcohol. Reci?n rescatado de Monowitz, Primo Levi se hace eco de esta fantasiosa versi?n en su primer acercamiento razonado a Auschwitz 1. Es significativo que el mismo Levi volviera sobre los Sonderkommandos de Auschwitz en su ?ltimo libro, Los hundidos y los salvados 2, para elaborar esta vez un an?lisis equilibrado, basado en hechos contrastables. Este cambio radical de percepci?n y enfoque sin duda es tributario de la recuperaci?n y divulgaci?n, entre 1945 y 1989, de testimonios escritos por miembros del Sonderkommando 3 y la visibilidad otorgada a algunos de sus sobrevivientes ?Filip Muller? por Claude Lanzmann en su film Shoah (1985).

?Cu?les eran las funciones de los Sonderkommandos? ?Qui?nes los integraban? ?Durante cu?nto tiempo y en qu? condiciones operaron? Resumiendo, los Sonderkommandos eran escuadrones especiales de trabajo, destinados a operar en las c?maras de gas y los crematorios. Todos sus miembros eran deportados jud?os. Hubo Sonderkommandos en los seis campos de exterminio para jud?os construidos en territorio polaco (Chelmno, Treblinka, Majdanek, Sobibor, Belzec y Auschwitz-Birkenau). Los de Auschwitz fueron los m?s numerosos, y uno de ellos protagoniz? la ?nica revuelta que se produjo en este campo. Estaban obligados a retirar los cad?veres de las c?maras, limpiarlas y prepararlas para el siguiente gaseamiento, conducir los cuerpos al crematorio anexo y quemarlos. Asimismo, deb?an dispersar las cenizas en los lugares designados a este efecto. Viv?an en r?gimen de estricto aislamiento respecto de los otros prisioneros del campo. Gozaban del privilegio de una raci?n extra de comida y, ocasionalmente, bebidas alcoh?licas. Peri?dicamente eran, a su vez, exterminados en las c?maras de gas y reemplazados por otros deportados. En la primavera de 1944, cuando se inici? el gaseamiento masivo de los jud?os h?ngaros deportados a Auschwitz, el Sonderkommando de Birkenau estuvo integrado por un millar de hombres que trabajaban en equipos por turnos de doce horas ininterrumpidamente.

Las preguntas arriba formuladas sin duda habr?an permanecido sin respuesta de no haberse producido un fen?meno notable: la redacci?n, por parte de miembros integrantes de estos equipos, de su testimonio existencial y la supervivencia de estos documentos gracias a su deliberada ocultaci?n. Todos los manuscritos hallados fueron enterrados in situ, siendo conscientes sus autores de que ellos mismos estaban destinados a morir en las c?maras de gas y ser reemplazados por nuevos equipos especiales. La mayor?a se presenta en estado fragmentario, muy degradado el soporte por las condiciones de conservaci?n hasta su desenterramiento. Tres manuscritos sobresalen por su entidad y calidad de escritura, los debidos a los jud?os polacos Zalmen Gradowski, Lejb Langfus y Zalmen Lewenthal. Los tres ingresaron en Auschwitz en diciembre de 1942 y fueron seleccionados para trabajar en el Sonderkommando. Excepcional en este grupo minoritario es el documento elaborado por Zalmen Gradowski, desenterrado el 5 de marzo de 1945 en las excavaciones cercanas al crematorio III de Birkenau realizadas por una comisi?n de investigaci?n sovi?tica. Este documento consta de dos manuscritos: un cuaderno de 14,5 x 9,5 cm y 91 p?ginas numeradas (de las que se ha perdido una docena), y un segundo manuscrito de dos p?ginas fechadas el 6 de septiembre de 1944. Gradowski, originario de Suwalki, ciudad polaca fronteriza con Lituania, pertenec?a a una familia de comerciantes muy religiosos. Ya deportado e integrado en el Sonderkommando, fue un miembro activo del movimiento clandestino de resistencia, y es probable que haya sido asesinado durante la revuelta del Sonderkommando de octubre de 1944. Conviene se?alar que los miembros de los Sonderkommandos, lejos de ser las "bestias feroces" a las que se refer?a Levi en 1945 o aquellos "jud?os colaboracionistas" que fustigaba el relato can?nico elaborado en Israel despu?s de la guerra 4, fueron los ?nicos jud?os deportados a Auschwitz-Birkenau capaces de organizar una revuelta en la que perecieron varios SS. La redacci?n del testimonio personal de sus miembros tambi?n se inscribe en una l?gica "pol?tica", en el sentido m?s amplio de la palabra: conscientes de su inminente desaparici?n, hicieron el esfuerzo (sobrehumano, habida cuenta de sus condiciones de vida) de poner por escrito el horror del que eran testigos y del que se les obligaba a ser part?cipes, con la expresa voluntad de evitar que todo ello pereciera en el olvido.

Hoy, esa funci?n de rescate y apuntalamiento de la memoria del suceso que sigue constituyendo la mayor m?cula para la conciencia ?tica de los europeos no ha perdido un ?pice de su raz?n de ser. De hecho, a juzgar por el auge en Europa de una nueva judeofobia ligada a una poderosa corriente de antisemitismo fomentada en los pa?ses musulmanes, m?s que nunca es indispensable recordar en qu? consisti? el genocidio del pueblo jud?o.

Los siguientes cap?tulos han sido extra?dos de la segunda parte ("El transporte checo") del llamado "Segundo manuscrito" de Zalmen Gradowski. Gradowski evoca las escenas de la preparaci?n al gaseamiento de un grupo de deportados del campo checo de Theresienstadt (Terez?n), mayoritariamente constituido por mujeres; el proceso de vertido del Zyklon B, la extracci?n de los cad?veres y su tratamiento final, y la cremaci?n.

Los dos manuscritos de Gradowski, con introducci?n, notas y aparato bibliogr?fico de Philippe Mesnard, integran el volumen En el coraz?n del infierno (trad. del ?dish de Varda Fiszbein y del franc?s de Ana Nu?o), que publica Reverso Ediciones en estos d?as.

? Ana Nu?o

? Traducido del ?dish por Varda Fiszbein
Publicado por javerim @ 1:20  | EDITORIALES INTERESANTES
Comentarios (26)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Domingo, 23 de noviembre de 2008 | 21:04
Muy bonito el relato, me ha gustado mucho. A d?a de hoy, la gente culta, se ve incapaz de negar el holocausto.

Espero que pronto, nadie lo niegue, como ''europeo blanco'' solo puedo sentirme avergonzado de lo que ''mi supuesta raza'' ha hecho y pedir disculpas por la gran cantidad de da?o que hemos causado. La ?nica raza de las personas, es la raza humana.

Nazis nunca m?s.
Publicado por Invitado
S?bado, 24 de enero de 2009 | 19:33
No soy Nazi ni Judio gracias a Dios, pero la historia de Holocausto mas bien parece un relato de Master of Horrors y a puro cuento... m?s bien deber?an ver sus acciones actuales en contra de los palestinos, a eso ?ltimo si lo llamaria exterminia... as? que dejen de llorar y de torturar a los humanos...
Este comentario es tambien de un intelectual, pero con la diferencia que ?ste no se deja enga?ar.
Publicado por Invitado
Martes, 27 de enero de 2009 | 7:23
Concuerdo con la persona que escribi? el anterior comentario, ya basta, ustedes que fueron victimas ahora son iguales o peores que sus victimarios, su soberbia y fanatismo los van a convertir en blanco del mundo entero, conozco a muchos jud?os y como todo el mundo hay gente buena y mala, sin embargo el esp?ritu de su uni?n como Ente religiosa, pol?tica y ?tnica, los vuelve extremadamente peligrosos.

Sean mas humanos, conmu?vanse del dolor y la desgracia ajena, no fue en vano que otro jud?o vino al mundo a hablar de amor por el pr?jimo, en fin creo que nunca lo entender?n.
Publicado por Invitado
Jueves, 29 de enero de 2009 | 1:34
El Holocausto es el m?s rentable invento de la humanidad, increiblemente se ha sustentado en 'narraciones incomprobables' y los alemanes siguen pagando. El supuesto Holocausto no soporta el rigor de la historia.
Publicado por Carlos A. Lozano
Viernes, 30 de enero de 2009 | 21:47
El HOLOCAUSTO es el suceso mas vergonzoso de la mal denominada "civilizaci?n" occidental, por siempre llenar? de horror y luto a la especie humana. Nadie podr? perdonar a esos engendros nazis todo el mal y el dolor que causaron. No soy judio, y no comaprto ni existe ninguna argumentaci?n valedera que pueda justificar estos cr?menes horrendos. Paz en las tumbas de estas v?ctimas inocentes!
Publicado por Invitado
Viernes, 06 de febrero de 2009 | 0:44
me parece que lo judios se viven en una tragedia y alimentan un odion con sutuaciones que ya pasaron y hoy son una excusa... hoy los depositarios del odio son ellos y deben saber que el odio es un veneno que me tomo yo para matar a otro
Publicado por Invitado
Viernes, 20 de febrero de 2009 | 13:51
No entiendo algo del texto que no entiendo: si dices que "Lo convertimos en compromiso de que esto no pase NUNCA MAS", ?porqu? entonces lo est?n haciendo ahora en Gaza? ?O es porque los palestinos no son el "pueblo elejido por Dios" y por ende importan menos?
Publicado por Invitado
S?bado, 21 de febrero de 2009 | 1:04
LO QUE EN REALIDAD IMPORTA ES LO QUE CREES, Y ESO LO SABEN AQUELLOS QUE NECESITAN TANTO QUE LO CREAS COMO QUE NO LO CREAS. DE AHI LA PROPAGANDA, CUANTO MAS ESCRIBA UNO U OTRO BANDO, MAS POSIBILIDADES TIENE DE IMPONER SU VERDAD. DEBER?AMOS PREGFUNTARNOS ENTONCES, A QUIEN BENEFICIA EL HOLOCAUSTO Y DE QUE FORMA ?

LO CIERTO ES QUE, NO LO VI. LO CIERTO ES QUE, UNA CAMARA, 200 O 300 PERSONAS Y UN PROCESADOR DE TEXTO, TE PUEDEN DAR LOS HOLOCAUSTOS MAS INCREIBLES QUE PUEDAS IMAGINAR.

LOS MUCHACHOS, SIEMPRE DOBLARON EL EJE DE LA HISTORIA PARA QUE PASARA POR SU PUERTA. EGIPCIOS, CALDEOS, ASIRIOS, PERSAS, ROMANOS, TODOS LES SIRVIERON A SUS FINES PROPAGAND?STICOS. VAMOS !!!

TIENEN EL MOTIVO, LOS MEDIOS Y LA OPORTUNIDAD.

LOS SE?ORES DE ISRAEL O JUDA O EL PUEBLO DE DIOS (SI ESTA FRASE NO ES RACISTA, DONDE ESTA EL RACISMO), TAN DIFERENTES ELLOS, HAN INVENTADOS TANTAS HISTORIAS Y HAN VIVIDO TANTO DE ELLAS, QUE CUANDO MENOS, DEJAR? LAS PUERTAS ABIERTAS A TODA POSIBILIDAD.
Publicado por Invitado
S?bado, 21 de febrero de 2009 | 1:15
LO QUE EN REALIDAD IMPORTA ES LO QUE CREES, Y ESO LO SABEN AQUELLOS QUE NECESITAN TANTO QUE LO CREAS COMO QUE NO LO CREAS. DE AHI LA PROPAGANDA, CUANTO MAS ESCRIBA UNO U OTRO BANDO, MAS POSIBILIDADES TIENE DE IMPONER SU VERDAD. DEBER?AMOS PREGFUNTARNOS ENTONCES, A QUIEN BENEFICIA EL HOLOCAUSTO Y DE QUE FORMA ?

LO CIERTO ES QUE, NO LO VI. LO CIERTO ES QUE, UNA CAMARA, 200 O 300 PERSONAS Y UN PROCESADOR DE TEXTO, TE PUEDEN DAR LOS HOLOCAUSTOS MAS INCREIBLES QUE PUEDAS IMAGINAR.

LOS MUCHACHOS, SIEMPRE DOBLARON EL EJE DE LA HISTORIA PARA QUE PASARA POR SU PUERTA. EGIPCIOS, CALDEOS, ASIRIOS, PERSAS, ROMANOS, TODOS LES SIRVIERON A SUS FINES PROPAGAND?STICOS. VAMOS !!!

TIENEN EL MOTIVO, LOS MEDIOS Y LA OPORTUNIDAD.

LOS SE?ORES DE ISRAEL O JUDA O EL PUEBLO DE DIOS (SI ESTA FRASE NO ES RACISTA, DONDE ESTA EL RACISMO), TAN DIFERENTES ELLOS, HAN INVENTADOS TANTAS HISTORIAS Y HAN VIVIDO TANTO DE ELLAS, QUE CUANDO MENOS, DEJAR? LAS PUERTAS ABIERTAS A TODA POSIBILIDAD.
Publicado por Invitado
Domingo, 29 de marzo de 2009 | 20:54
HE CONOCIDO A MUCHAS PERSONAS(ANCIANAS) QUE VIVIERON ESA EPOCA, INCLUSO A SOLDADOS NAZIS QUE RAYAN LOS 90 A?OS DE EDAD, ME ES DIFICIL MOVER LA BALANZA HACIA ALGUN LADO, PERO LO CIERTO ES QUE ACTUALMENTE EL GOBIERNO DE ISRAEL ESTA ACTUANDO MUY MAL, Y ME REFIERO AL GENOCIDIO (EXTERMINIO DE UN PUEBLO O RAZA) QUE ESTA LLEVANDO ACTUALMENTE CON LA GENTE DE GAZA, PUEBLO PALESTINO Y DEL LIBANO, LOS HECHOS ACTUALES PESAN MAS QUE LOS DOCUMENTOS HISTORICOS QUE SIEMPRES SON ESCRITOS POR LOS VENCEDORES.
Publicado por Invitado
Viernes, 17 de abril de 2009 | 19:09
Completamente de acuerdo no existe ni existio capacidad tecnica ni logistica para tal evento a parte al no permitir la negacion ni la revision ya se venden solos la fantasia se les cae a pedazos, relatos de relatos etc. y encima siguen lucrando con peliculas de peliculas de cuentos de historias de los que estuvieron de la hermana de etc etc y asi el mito cobro vida. No existen pruebas tangibles ni tampoco quieren que se investigue nada, de 6 millones de judios asesinados no quedo ni un hueso? Dios terminenla
es mas la evidencia de que no existio de la que existio y lo saben por eso lo defienden, pero la mentira se esta cayendo a pedazos, es solo cuestion de tiempo. Lo unico que tienen y aman los judios es al Dios Dinero
Publicado por VALQUIRIA
Jueves, 14 de mayo de 2009 | 23:27
TODO ES MENTIRA, INVESTIGUEN BIEN.... NO SE CONFORMEN CON LO QUE LES DICEN, INVESTIGUEN USTEDES MISMOS, LEAN, ESCUDRI?EN, Y SE DARAN CUENTA DE QUE TODO ES UNA FARSA. AL AUTOR YO QUISIERA HACERLE UNAS PREGUNTAS: 1) ?COMO LOS NAZIS MATARON A 6 MILLONES DE JUDIOS, SI LA POBLACION JUDIA DE LOS PAISES OCUPADOS POR ALEMANIA ERA DE 4 MILLONES?.....2)COMO ES POSIBLE QUE TANTO MILLONES SUPUESTAMENTE FUECEN INCINERADOS DESPUES DE ASESINADOS, SI PONIENDO A FUNCIONAR TODOS LOS HORNOS DE LOS SUPUESTOS CAMPOS LAS 24 HORAS DURANTE EL TIEMPO QUE DURO LA GUERRA, EL NUMERO DE CUERPOS QUE SE PUEDEN INCINERAR NO PASARIA DE 500 MIL........3)SE?OR AUTOR, USTED ACASO HA IDO A AUSWICK(creo que esta mal escrito)...YO CREO QUE NO, PUES YO SI, Y LE DIGO QUE LA PLACA QUE SE ENCUENTRA EN LA ENTRADA ENTES DE LOS A?OS 90, MENCIONABA UNA CIFRA DE JUDIOS MUERTOS EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL, Y DICHA CIFRA ERA DE 4 MILLONES, DEPUES SE CAMBIO POR LA ACTUAL.........SE?OR AUTOR, PROQUE NO INVESTIGA ACERCA DEL MILLON DE...
Publicado por VALQUIRIA
Jueves, 14 de mayo de 2009 | 23:34
..SOLDADOS ALEMANES QUE DWIGHT EISENHOWER MATO DE INANICION EN UNA SABANA, SE?OR INVESTIGADOR, USTED CREE QUE LOS NAZIS(padres de toda la tecnologia actual) ERAN TAN BRUTOS COMO PARA DESPERDICIAR TIEMPO, DINERO, Y MANO DE OBRA MATANDO 6 MILLONES DE PERSONAS? SU INVESTIGACION SE?OR AUTOR, SEGURO ESTA BASADA EN LO QUE HA LEIDO EN INTERNET Y LO QUE HA VISTO EN HISTORY CHANNEL. HAGA UNA INVESTIGACION REAL Y IMPARCIALICESE, Y VERA QUE AL PRINCIPIO LE COSTARA, PERO EN HONOR A LA VERDAD ACEPTE LO QUE LA LOGICA LE DIGA. MI FAMILIA ES JUDIA, Y PARA MI NO ES FACIL, PERO EN HONOR A LA VERDAD DIGO, EL HOLOCAUSTO ES UNA FARSA, TODO ERA UNA EXCUSA PARA LA CREACION DEL ESTADO D ISRAEL, O USTED NO SE HA PREGUNTADO DE DONDE VIENEN LOS 100 BILLONES QUE ALEMANIA LE HA IDEMNIZADO A ISRAEL EN LOS ULTIMOS 50 A?OS. EL HOLOCAUSTO ES UNA MENTIRA, TODO ES PARTE DE UN PLAN JUDEO MASONICO PARA EL DOMINIO DEL NUEVO ORDEN MUNDIAL, Y OJO, NO SOY NEONAZI, SOLO SOY UNA HISTORIADORA QUE SE CONSIDERA SERIA EN SU TRABAJO
Publicado por Mauro
Martes, 02 de junio de 2009 | 9:55
El holocausto es una completa farsa, jamas nadie presento una prueba material de que haya existido semejante cosa, como pudieron matar seis millones cuando la poblacion judia existente en los paises ocupados era de cuatro millones? no existio estructura suficiente como para cremar seis millones de cuerpos, los hornos no hubieran podido lograr tal cometido ni siquiera funcuinndo las 24 del dia. Como puede ser que en los testimonios los supuestos testigos oculares del gaseo a los judios afirmaban que los alemanes entraban cada diez minutos a sacar los cuerpos sin vida para dejar espacio a las proximas victimas?, sr investigador, eso es imposible, si hubiese existido tal cosa los alemanes que supuestamente entraban diez minutos despues hubieran muerto al igual que sus supuestas victimas.
Por favor, abran los ojos, basta de mentiras.
Esto no significa que yo este del lado de nadie, yo estoy del lado de la verdad.
Publicado por invitado
S?bado, 06 de junio de 2009 | 9:56
Estoy de acuerdo en las opiniones vertidas, en relaci?n a que le HOLOCAUSTO JUDIO,es una de las farsas mas grandes de la historia. por que se victimiza a los judios, siendo que estos fueron parte en ese vergonzoso capitulo de nuestra historia
Publicado por Invitado
Jueves, 29 de octubre de 2009 | 3:08
wow. me impact? de sobremanera la gente ignorante que se encuentra en estos espacios. A diferencia de la mayor?a que poste? aqu? yo s? provengo de familia jud?a, y TODA la familia de mi abuela paterna fue gaseada e incinerada en Auschwitz (para el inculto que ni se molest? en escribirlo bien). Y para los otros que no abrieron un solo libro de historia, los nazis no entraban en las c?maras ni 10 minutos despu?s ni nunca, lo hac?an los reclusos que poco importaban sus vidas (tambi?n jud?os). Por ?ltimo, la cifra de 6 millones no se refiere solo a las v?ctimas gaseadas, sino tambi?n a aquellos asesinados a sangre fr?a (fusilamientos, trabajo forzado, etc). A leer un libro de historia pues y luego a opinar si?
Publicado por explicacion
Viernes, 18 de diciembre de 2009 | 6:12
A esta altura es muy probable que el llamado holocausto no haya existido.O por lo menos en la magnitud que se le da a conocer.Bastar?a que hubieran sido 550 mil los muertos para ser una atrocidad.El punto que nunca se toca y no se explica,es por qu? sucedi?.Mucho antes de que los nazis comenzaran su persecusi?n contra jud?os y comunistas,el sionismo y el marxismo ruso hab?an cometido genocidio contra millones de europeos del este.Jam?s nadie y menos las colectividades jud?as de Alemania y Polonia,se alzaron contra esta barbarie.Al contrario,lo apoyaron y justificaron.Hoy d?a solo se pretende hacernos creer que ?ncamente se cometi? genocidio contra los jud?os.Entonces uno empieza a darse cuenta que el holocausto es un estupendo argumento para justificar la impunidad sionista en todo el mundo.Basta se?ores judios sionistas o religiosos.Denuncien el genocidio comunista que se llev? 100 millones de v?ctimas y a lo mejor entonces volveremos a examinar el tema.
Publicado por ZsorNazi
Jueves, 11 de noviembre de 2010 | 19:39

Hola a todos!! los judios son la peste mas peligrosa que ha azotado nuestro mundo desde la muerte de jesus hasta la masacre en gaza, si algunos creen que soy nazi pues si me considero un fascista, pero dejo saber que tengo amigos, amigos pakistanis, arabes y turcos que me han mantenido al tanto de las atrocidades que estan cometiendo esos bastardos, me carcome el alma saber que esa plaga se ha exparcio por el mundo manchando y arruinandole la vida a muchos, lo unico que les importa es el dinero y la gloria, todas esas imagenes donde esas ratas matan a los palestinos por obtener su tierra, maldicion que rabia....

Mis condolencias a rommel panzer, angga, ali jafri, gukturk korksman,

Hitler mato 6 millones de judios, quieren saber cual fue su unico error? no terminar de acabar con el resto,

Yo soy fascista, pero respeto a esos paises arabes q luchan con el terror judio, 

HITLER: el enemigo de mi enemigo es mi amigo..

 

Publicado por Invitado
S?bado, 17 de septiembre de 2011 | 12:44

bueno solo quiero decir que me parece exagerado esa cifra de personas asesinadas en campos de concentracion, al contrario me parece un medio de desprestigio en contra de un regimen que causo tanto daño, con justa razon los vencedores debian asegurarse que estas ideologias no tuvieran adeptos y la mejor forma es desprestigiando y desinformando. ademas esto esta cerca de la satanizacion y por ende un cuento reforzado con historias no comprobadas, hace falta que alguna institucion imparcial haga un estudio juicioso, objetivo y muy profesional para obtener de una vez por todas la verdad. tampoco entiendo como es posible que una atrocidad tan grande no se haya documentado lo suficiente con imagenes, video u otros medios de modo que no haya posibilidad de refutacion. 

Publicado por EEEM
Martes, 07 de febrero de 2012 | 20:21

No puedo creer que halla tanto antisemitismo en el mundo, no soy judio y mucho menos neonazi o aleman, pero si conozco personas a las cuales les fue asesinada su familia o parte de ella en el holocausto, hay muchos puntos de vista de este evento historico y oscuro que marco a la humanidad y siempre habrán personas "historiadores" que con polemica antagonista niegan que los hechos del holocausto sean ciertos, lo unico cierto es que el sol no se puede tapar con un dedo. Para aquellos que creen que nada es cierto en algún momento el poco o celebre dependiendo de la historia Franklin D Roosvelt "Que se realicen documentales, tomen fotos, que se hagan peliculas inclusive porque en el futuro saldra algún IDIOTA diciendo que esto unca ocurrio".

 

Publicado por EEEM
Martes, 07 de febrero de 2012 | 20:23

Los que niegan el Holocausto ignoran las numerosas pruebas que avalan su existencia e insisten en que es un mito inventado por los aliados, los comunistas soviéticos y los judíos para lograr objetivos propios. Según la “lógica” de los que lo niegan, los aliados necesitaban el “mito del Holocausto” para justificar su ocupación de Alemania en 1945 y la “implacable” persecución de los acusados nazis. Además insisten en que los judíos necesitaban el “mito del Holocausto” para obtener generosos pagos de Alemania en concepto de indemnización y para justificar la creación del estado de Israel. Insisten, entonces, en la existencia de una gran conspiración que involucra a las potencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial, a los judíos y a Israel, y cuyo fin es difundir el Holocausto en pos de fines propios.

 

Publicado por Invitado
Viernes, 10 de febrero de 2012 | 17:02

También mataron a muchos homosexuales y no por eso seceuestramos y torturamos a otros paises!

Publicado por mariocruzg
Jueves, 31 de mayo de 2012 | 21:42

 Y como siempre hay quienes contradicen las cosas no porque sean inciertas si no que no pueden aceptar la realidad de los hechos porque eso demostraría que en nosotros los humanos muchas veces se desencadenan mentes siniestras llevadas por sus mas depravados deseos. Como tambien aqui en Guatemala donde los militares hacian las peores vejaciones aqui el link  http://shr.aaas.org/guatemala/ceh/mds/spanish/.    El testamento de Hitler fue:  El primer acto de negación de la existencia del Holocausto: su guerra contra los judíos había sido, según su apreciación, un acto de autodefensa «contra los envenenadores de todos los pueblos del mundo»; él nunca había buscado otra cosa que la paz, y fueron los «financieros internacionales» quienes lo habían obligado a ir a la guerra; gasear y fusilar a los judíos había sido una respuesta a los bombardeos aliados sobre Alemania, unos ataques que, según la visión del mundo de los nazis, eran un acto de agresión «judía» contra la humanidad aria.

Publicado por ADRIAN
Mi?rcoles, 08 de agosto de 2012 | 19:47

TODOS ESTOS QUE ESCRIBEN SON ANTISEMITAS, HABLAN DE ESTUDIAR Y ESCUDRIÑAR, PERO LO QUE LOS GUIA ES SU PROFUNDO ODIO HACIA LE PUEBLO JUDIO, NINGUN ERUDITO APENAS SERIO SERIACAPAZ DE NEGAR EL HOLOCAUSTO, MALDITOS NAZIS GRACIAS A DIOS FUERON EXTERMINADOS, Y EL HOLOCAUSTO JAMAS DEBE VOLVER A DARSE, Y TANTO LA MATANZA DE JUDIOS COMO DE PALESTINOS ES ALGO DEPLORABLE Y QUE DEBE SER CONDENADO PERO NO JUSTIFIQUEMOS LO UNO CON LO OTRO, AQUI HAN HABLADO PUROS ANTIJUDIOS QUE HABLAN DE EVIDENCIAS, PERO LAS EVIDENCIAS HABLAN POR SI SOLAS, EL HOLOCAUSTO FUER REAL.  ME IMAGINO QUE USTEDES HABLAN DESDE LA COMODIDAD DE SUS CASAS QUIERO PENSAR CUAL SERIA SU ACTITUD SU SU MADRE O HERMANA O HIJOS HUBIERAN SIDO ASESINADOS AHI, HABER SI PENSARIAN Y ESCRIVIRIAN LAS MISMAS ESTUPIDECES QUE ESTAN ESCRIBIENDO AQUI.

Publicado por Invitado
Martes, 27 de noviembre de 2012 | 16:31

porqué tanto odio entre los seres humanos?. Qué mas dá si existió o no el Holocausto. Lo que si existió y no se podrá negar, fue una atrocidad contra los derechos humanos. Cuántos murieron?, hubo cámaras de gas?, se trata de mera propaganda? Qué importa!!!. Judíos, gitanos, homosexuales y tantos más... Fueron seres humanos, que sufrieron, que murieron como perros, sometidos a trabajos forzados. Porqué querer encontrar una verdad cuando la verdad es que somos intolerantes, somos racistas, queremos encontrar siempre un culpable. Ustedes, los que escriben sus dudas, acaso no son ustedes racistas con sus comentarios? Los judios no son culpables de las calamidades de la humanidad. Son como todos los pueblos de este mundo: gente buena, gente rencorosa, gente ambiciosa, gente bondadosa. La verdad de esta historia es que no debe haber mas odio, ni guerras. La historia de Israel y Palestina: son intereses de estado y no intereses de personas específicas!

Publicado por Invitado
Viernes, 04 de noviembre de 2016 | 7:42

Es increíble que la gente ignorante se deje llevar por corrientes tan empíricas como el negacionismo en vez de documentarse con gente que no tenga antecedentes antisemitas o que hayan mentido en SU MISMA ACREDITACIÓN ACADÉMICA, pero bueno, allá ustedes en su fosa de ignorancia. Sonrisa