Domingo, 24 de junio de 2007
Imagen

PANORAMA INTERNACIONAL

Oriente Medio: la estrategia de cuanto peor, mejor

Los gobiernos de EE.UU. e Israel ven "una ventana de oportunidad" en la separaci?n de Cisjordania y Gaza. Pero tratar con Al Fatah, y cercar a Hamas tiene enormes riesgos.

Oscar Ra?l Cardoso
[email protected]

C?mo entender que el enfrentamiento entre Hamas y Fatah ?las principales organizaciones palestinas? y la virtual separaci?n de los territorios de la Franja de Gaza y de Cisjordania constituyen esa "ventana de oportunidad para la paz" con la que se entusiasm? el presidente George W. Bush esta semana al recibir en Washington al primer ministro israel? Ehud Olmert? Hay algo en esta visi?n que huele a oportunismo pobremente fundamentado.

La secuencia de este pensamiento es bastante sencilla de descifrar. El choque de armas intestino en Palestina es algo que tanto israel?es como estadounidenses alentaron desde la victoria electoral de Hamas de hace 16 meses ?incluyendo la provisi?n de armas a Fatah? pero el desenlace de la quiebra territorial no figuraba en ning?n plan. Como no lo estaba la sospecha de que los extremistas de Hamas pod?an ir tan lejos.

El resultado, no por imprevisible, deja de sugerir que viene pre?ado de regalos. Por lo pronto ha dejado a Hamas atrapada en sus consignas m?s incendiarias, en la necesidad de seguir reivindicando un estado teocr?tico isl?mico que tiene cero posibilidades de instalarse en ese lugar bajo el sol, en su expulsi?n del gobierno de coalici?n que compart?a con Fatah y en la asfixiante realidad de un cerco f?sico a Gaza que hace temer por la suerte del mill?n y medio de palestinos que all? vive (vivir es un verbo extremadamente pobre en este caso).

Resulta que ahora este desastre parece habilitar a Jerusal?n y a Washington a apostar a los "moderados" entre los palestinos y a ignorar, sin siquiera sonrojarse por ello, el mandato electoral aun v?lido de Hamas; algo que har?n por primera vez a partir del pr?ximo lunes en la ciudad tur?stica egipcia de Sharm el Sheik respondiendo a una invitaci?n del presidente Hosni Mubarak.

Hay, sin embargo, persianas que amenazan con desplomarse sobre esta "ventana de oportunidad". Vayamos de una en una.

El lugar y el convite son de dudosa calidad. Mubarak es, s?, una voz de peso en el mundo ?rabe pero no la ?nica ni la m?s estent?rea. En la misma ciudad y con los mismos medios diplom?ticos ha intentado antes vender forzados esquemas de pacificaci?n que s?lo dieron por resultado el fracaso. Otros estados ?rabes, Arabia Saudita es uno de ellos, est?n ya advirtiendo que el negocio de ignorar a Hamas de modo absoluto puede ser una f?rmula de vuelo m?s que corto.

Que los saud?es propongan adem?s la recreaci?n del gobierno compartido es algo que solo vale en lo ret?rico, pero la advertencia subyacente es v?lida: Fatah y Hamas siguen siendo las dos organizaciones palestinas con mayor representatividad y esto no cambiar? de la noche a la ma?ana. Una encuesta de esta misma semana mostr? que la opini?n p?blica palestina responsabiliza por igual a ambas por la violencia fratricida de los ?ltimos tiempos, pero tambi?n que las dos obtendr?an porcentajes de votos muy similares a los que obtuvieron en enero del 2006, si pudiesen celebrarse elecciones ahora. En el largo plazo, Hamas no podr? ser excluida en cualquier f?rmula que aspire al ?xito, guste o no.

Por lo dem?s, est? la recientemente descubierta "moderaci?n" de Hamas con sus dos principales figuras, el presidente Mahmoud Abbas y su novel primer ministro Salam Fayyad. Estos hombres est?n teniendo m?s suerte que en la que sus ?ltimos meses de vida tuvo Yasser Arafat, l?der hist?rico de Fatah, quien insisti? en gritar a o?dos sordos que ?l era un "moderado" mientras las fuerzas israel?es lo manten?an como virtual prisionero en Cisjordania acus?ndolo de "terrorista".

Otra pregunta ?conviene que los "moderados" sean vistos como tales por los propios palestinos y el resto del mundo ?rabe? Se podr?a decir que s? y que el dinero que ahora se les promete desde Occidente y Jerusal?n servir? para mostrar el ejemplo del r?dito de esa moderaci?n a quienes aun no creen en ella.

Conviene, sin embargo, no alterar el orden natural de prioridades. El problema central de los palestinos no es, pese a su debilidad econ?mica, el dinero: es la concreci?n de su identidad nacional en un estado y mientras cualquier f?rmula no ponga este tema por delante no habr? progreso efectivo, con o sin Hamas.

La "moderaci?n" puede volverse as? en contra de quienes la elogien. Fayyad, ya una rareza como antiguo bur?crata del Banco Mundial, y el propio Abbas est?n rozando la peligrosa frontera de la traici?n en la percepci?n de la opini?n palestina y ?rabe. Solo hay que recordar la condena y el magnicidio posterior del egipcio Anuar el Sadat despu?s que se atreviera a firmar la paz con Menahem Begin. Y tambi?n el desprestigio que se desplom? sobre Arafat despu?s de su reuni?n con Ehud Barak, a pesar de haberse negado a aceptar la propuesta israel?.

?Por lo dem?s, tiene sentido de revestir de euros y d?lares a la administraci?n de 200 mil bur?cratas de Fatah aquejada como est? por una corrupci?n imposible de disimular y a sus trece agencias de seguridad armada a los que no caracterizan las pr?cticas moderadas ni el comportamiento democr?tico? Y en Gaza, ?qu? sentido tiene dejar que se convierta en un ente que irradie pr?cticas terroristas? Quiz? la "ventana de oportunidad" este realmente abierta pero no ser? disfrazando las prioridades como mejor se la aproveche. No vaya a ser que algunos terminen extra?ando un d?a la barbarie de Hamas como hoy pueden extra?ar el liderazgo de Arafat.

Copyright Clar?n, 2007.

Tags: CLARIN, PALESTINOS, ISRAEL, HAMAS, FATAH, GAZA

Publicado por javerim @ 11:13  | ARTICULOS DE LOS MEDIOS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios