Martes, 11 de septiembre de 2007
Costumbres orientales
Imagen



El otro d?a sal? apurado. En el camino al trabajo sent? que me faltaba algo. Hab?a olvidado el celular. Pens? en volver a buscarlo pero no pod?a. Llegar?a tarde a una reuni?n. Me sent? raro, inc?modo, desconectado del mundo, como si faltara algo esencial.



Intent? tranquilizarme pensando que al llegar a la oficina tendr?a tel?fono y conexi?n a internet. Eso no ayud?. En ese momento pens? que si hab?a vivido m?s de treinta y pico de a?os sin celular bien pod?a pasar 24 horas sin ?l.

Es incre?ble como algunas cosas se van tornando imprescindibles. El celular, el acceso a Internet, bajar los mails, contestarlos, los mensajes de texto. Algunos lo saben e intentan sacarnos el dinero mientras nos proponen salvar o condenar a los que bailan o patinan por sue?os. Otros pretenden vendernos productos que mejorar?n nuestra performance en la vida o la cama.
Nos acostumbramos a ello y no hacemos un alto para darle a las cosas su justo valor.

Lo mismo nos est? pasando con las noticias. Ya casi no comentamos las que otrora provocaban reacciones. Como los habitantes del Londres que imagin? Orwell en su novela 1984, aceptamos casi sin reaccionar declaraciones y hechos inconcebibles en otros tiempos. Es como si tanta contradicci?n nos hubiera sedado.

Un ejemplo es lo que pas? la semana pasada. Los ministros de Econom?a, Ganader?a, e Industria recibieron a los representantes de la multinacional, Weyerhaeuser. Esta empresa posee una millonaria inversi?n en tierras, forestaci?n y f?bricas en Tacuaremb? y Rivera.

La multinacional est? preocupada por la ley que proh?be a las sociedades an?nimas de capital accionario al portador, como ella, ser propietarias de campos. Tambi?n con los continuos anuncios del Ministerio de Ganader?a de que quiere evitar la extranjerizaci?n de tierras.

Para tranquilizar a tan importante inversor los tres ministros con m?s peso en el gobierno, Astori, Mujica y Lepra, recibieron a Marvin Risco, ejecutivo de la multinacional. Al finalizar la reuni?n se inform? que los secretarios de estado comunicaron al extranjero que Weyerhaeuser no estar? alcanzada por la prohibici?n. La ley permite a los Ministros dejarla fuera de su alcance y estos adelantaron que lo har?n.

Quiere decir que, por decisi?n ministerial, la norma no se aplicar? a una empresa extranjera, de capitales mayoritariamente norteamericanos. Pero s? se nos aplicar? a nosotros, los orientales. Eso lo dijeron ministros de Estado lo que suena contradictorio.

Otra noticia que pas? desapercibida fue la no aprobaci?n por parte del Ministerio de Salud P?blica de la vacuna contra el c?ncer de cuello de ?tero. Esta es una de las principales causas de muerte de mujeres en nuestro pa?s.

Pese a que existen informes favorables, el MSP espera ex?menes que encarg? en el exterior para autorizarla. Entre los argumentos que hace un tiempo manej? la fr?vola titular de esa cartera estuvo el de que era muy cara y por ende algunos sectores de la poblaci?n no podr?an acceder a ella.

Puede interpretarse esto como un poco de aquello de igualemos para abajo y salud para todos o para nadie. En los hechos lo que sucedi? fue que los que tienen los recursos viajan a Buenos Aires y se dan la vacuna. La ministra deber?a preocuparse porque toda la sociedad tenga acceso a la misma, y no de prohibirla a los que se la pueden pagar.

Lo peor de todo esto es, me parece, que nos vamos acostumbrando. A que quienes pregonan Yankees go home y que hay que limitar la propiedad y extranjerizacion de la tierra, le aseguren a un ejecutivo de una multinacional que no lo alcanzar? la ley. O a que una Ministra demore la autorizaci?n de una vacuna que puede salvar vidas.

Es como lo del celular.

Por eso hoy, antes de salir, lo apagu? y met? en el caj?n de la mesa de luz. No quiero acostumbrarme.


Pedro Bordaberry ( fue Ministro de Turismo en Uruguay )

Tags: uruguay, costumbres, celular, mails, mensajes, correo

Publicado por javerim @ 11:06  | Uruguay... el paisito
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios