Jueves, 11 de octubre de 2007
Imagen

comparto con ustedes este lindo material que encontre en la red y que a muchos les traera recuerdos muy divertidos. berny
LES PRESENTO A ISIDORO CA?ONES


Imagen
Una de las razones del ?xito del personaje se deb?a a que, a diferencia de los otros h?roes de historieta (al menos en esa ?poca), Isidoro ten?a una vida como la de muchos de los lectores, en un mundo de tentaciones. Del mismo modo en que Patoruz? encarnaba todas las virtudes humanas casi hasta el aburrimiento, Isidoro se reservaba para s? una gran cuota de verosimilitud y realismo. Otro de los aciertos de la historieta fue hacer constantes alusiones a las marcas y lugares de moda, lo que acentuaba a?n m?s el realismo y la consiguiente identificaci?n por parte de los lectores; as?, la historieta mostraba una Buenos Aires que exist?a en la realidad, y no una "neutra", como la de Patoruz? y otros personajes de historieta. En sus propias tiras (o sea sin Patoruz?), Isidoro era un fiel representante del t?pico "chanta porte?o", y recreaba el prototipo del hombre de la noche. Sus andanzas fascinaban a?n a aquellos que no comulgaban con su ?tica y sus m?todos, y lograba que muchos anhelaran vivir la vida como ?l, una vida que, en sus comienzos, representaba a todo un sector del pa?s, que, sin ser de la elite econ?mica, viv?a y conoc?a el Buenos Aires nocturno, y disfrutaba de las fiestas de la alta sociedad.

Imagen

Para quienes no acced?an a las ?Boites? y al ?Jet-set?, Isidoro era una forma de vivir y conocer a Buenos Aires de noche. Incluso, todav?a, en los a?os '40, era necesario vestir esmoquin y mo?ito para entrar en las fiestas de la alta sociedad (a prop?sito del tema, el apellido ?Ca?ones? Isidoro s?lo lo usaba como aquella dote que le permit?a acceder a ciertos lugares paquetes y presentarse en sociedad). De todas formas, el Isidoro de hoy casi que es el mismo de siempre, aunque encarn? al hombre de la noche en los a?os '40 y '50. Otro acierto de las historietas de Isidoro era el lenguaje sumamente coloquial que utilizaban los personajes, reflejo de c?mo se hablaba en la calle y en las altas esferas.

Imagen
?C?mo definirlo? Seg?n el escritor Luis Guzm?n, ?Isidoro era un playboy de otro tiempo y hac?a gala de un cinismo casi inocente; era un tarambana, y a su vez un antih?roe algo querible a partir de sus fracasos, nunca demasiado malo ni demasiado c?nico como para juzgarlo?.
Imagen
Por su parte, el fil?sofo Omar Bello dijo que ?nadie sintetiz? mejor al porte?o y, por a?adidura, al argentino promedio: un chanta irresponsable, pero incre?blemente carism?tico. Ladr?n, pero sin sangre ni violencia. Estafador del ingenio". Andr?s Accorsi expres?, entre otras cosas, que "Isidoro no estaba del lado de los buenos: estaba del lado de Isidoro. Si descubr?a las fallas del sistema, era en su propio beneficio y no para cambiar una situaci?n injusta. La suya era una revoluci?n fr?vola, que bien justificaba las infames estafas de las que se val?a con tal de obtener guita, chapa y chicas". Es importante se?alar tambi?n, por supuesto, lo que dijo una vez, acerca del personaje, el semi?logo Oscar Steimberg: "Isidoro ten?a el optimismo del peque?o triunfador cotidiano, a quien le importa lo que pasa hoy y no ma?ana".
La valent?a, como se dijo, no era su fuerte, y, aunque Isidoro Ca?ones era tramposo y algo indolente, en el fondo era de buen coraz?n, lo que lo hac?a querible. Isidoro era aficionado a la vida f?cil, a las carreras de caballos, a los autos deportivos descapotables (en general, el modelo de auto que utilizaba Isidoro era un BMW Cabriolet 503), y a su inseparable "Scotch", que lo acompa?aba diariamente. Generalmente con polera negra, saco cruzado (de anchas solapas), mocasines relucientes, pelo a la gomina (aunque con algunos pelos eternamente parados), y un vaso de whisky ?Chivas Regal? para entonarse, Isidoro iba de fiesta en fiesta buscando diversi?n y viviendo la vida a su manera, ya que saldr?a a festejar cualquier asunto que ser?a de su agrado. Tambi?n pod?a pasar jornadas enteras jugando al p?quer. Otra cosa que le gustaba era bailar, sobre todo con m?sica j?ven y popular, aunque dominaba distintos ritmos.

Imagen

Isidoro siempre se las ingeniaba para pasar las horas a cuerpo de rey, con mujeres hermosas y de curvas insinuantes, pilchas de novela (una de sus cuentas pendientes casi siempre eran con el sastre, Popoff), lugares fenomenales, una "barra" de amigos dispuestos a hacer lo que se le ocurriera, y emprendimientos de los que (sin perjuicio de los tragos amargos de cada episodio) siempre sal?a ileso y bien parado. A prop?sito de su barra de amigos, sin dudas que Isidoro era un l?der natural, ya que sus compa?eros parec?an sin iniciativa cuando no lo ten?an a ?l. Tambi?n hay que mencionar que a Isidoro le gustaba renovar su guardarropas, y por eso, en una sola aventura, pod?a variar entre distintos estilos de vestimenta: traje y corbata, saco blanco con un mo?ito al cuello, saco sport blanco con polera negra, saco deportivo a cuadros, esmoquin, etc. Con el tiempo, tambi?n se anim? a la ropa informal, como ser los jeans, camisa, chomba, etc. Incluso apareci?, alguna vez, con unos correctos ?breeches? cuando tuvo que pasar una temporada en la estancia del Coronel.
http://www.todohistorietas.com.ar/tioysobrino.jpg

Isidoro era capaz de dar una respuesta ingeniosa para impresionar a la barra de amigos o seducir a una mujer. Era el gal?n atrevido y el trasnochador que le hu?a al trabajo (nunca se le hab?a conocido alguno fijo). Es m?s, para ?l, trabajar era casi denigrante. Se pasaba el d?a tratando de inventar negocios fant?sticos y pensando a qui?n embaucar. A esa ocupaci?n, se le sumaba el Isidoro conquistador. Sus conquistas permit?an ir agregando personajes a la trama. Los amores de Isidoro, mujeres rubias, con dinero, y preferentemente de doble apellido, eran lo que entonces se denominaba ?la crema de Buenos Aires?. Como dijo una vez Fontanarrosa, "Isidoro no alcanzaba a ser un ?dandy? sino m?s bien un solter?n empedernido".
Imagen
La trama de las historietas cuenta que Isidoro, que viv?a con su t?o, el Coronel Urbano Ca?ones (a la izquierda los vemos a los dos juntos) en una hermosa mansi?n, llevaba una vida de Play-Boy muy alejada de las heroicas andanzas de Patoruz?. Isidoro intentaba vivir sin trabajar y darse todos los gustos que quisiera a trav?s de la riqueza de su t?o, que una y otra vez quer?a, en vano, hacerlo cambiar de vida y sentar cabeza. Es m?s, Isidoro ten?a pocos escr?pulos y era capaz de reclamar sus derechos de trabajador respecto a la pensi?n vitalicia que el t?o le pasaba mensualmente, solicitando, por ejemplo, vacaciones, doble aguinaldo y aumento retroactivo seg?n la inflaci?n. La ciudad en la que Isidoro se mov?a era, sobre todo, una Buenos Aires nocturna. Un ejemplo de una jornada ser?a un coktail en ?Polifemo?, ir a comer a la parrilla ?La Raya?, seguir con caf? y copas en el ?Petit Caf? y, para reventar la noche, baile en ?Karim?. Tambi?n frecuentaba lugares como ?Mau Mau?, ?Hippopotamus?, ?La Biela?, ?Camer?n?, ?Pigalle?, la parrilla ?Happening?, etc. Justamente, en Mau Mau, que era la "boite" m?s exclusiva de los '60, y casi un segundo hogar para Isidoro, el personaje deleitaba a la barra con sus shows siempre espont?neos y su ?gil danza en la pista.
Por supuesto que tambi?n asist?a al Hip?dromo de Palermo, y, cuando armaba una "bienal de Isidoro" generalmente alquilaba la Rural o la cancha de River. Por su parte, Mar del Plata, con sus exclusivas boites forradas de leopardo, era la Meca; en los ?40 era el lugar obligado para cualquier cajetilla que gustase cambiar de paisaje de vez en cuando, y para Isidoro, desde siempre, era el horizonte perfecto para un fin de semana salvaje. Por eso, con el tiempo, "La Feliz" fue un punto de encuentro casi obligado, en el verano, para la barra. Luego, con el paso del tiempo, Isidoro se fue convirtiendo en un personaje sin fronteras. As?, con los a?os comenz? a vivir aventuras tambi?n en distintas ciudades de Latinoam?rica y Estados Unidos, y, sobre todo, en Europa (m?s que nada en M?naco, Par?s, Londres, Roma y Montecarlo). Tambi?n visit?, ocasionalmente, alguna isla paradis?aca. Y no solamente estaba bien informado de los lugares de diversi?n en cada sitio, sino que tambi?n se demostraba conocedor de las bebidas caracter?sticas de cada ciudad a la que visitaba.
Con Isidoro se pas? del relato de aventuras de Patoruz? a la comedia de enredos. En 1968 apareci? su propia revista (Locuras de Isidoro), sitio donde aparecer?a otro personaje, Manuel. Ese a?o, el protagonista comenz? a "zafarse". All?, los guionistas, Faruk y Mariano Juli?, (los dibujos eran de Tulio Lovato) pensaron c?mo convencer a Quinterno de que Isidoro necesitaba ampliar sus horizontes, abrir las fronteras y lanzarse a conquistar el mundo entero. Adem?s, el play-boy deb?a conseguir una compa?era que lo secundara en sus estafas y negociados, aunque Faruk recuerda especialmente lo dif?cil que fue persuadir al dibujante.
Imagen

As?, no pas? mucho tiempo antes de que el camino de Isidoro se cruzara con el de la hermosa Cachorra en pleno viaje a Mar del Plata, ciudad en la que nuestro Play Boy ha pasado noches inolvidables, asomado alguna que otra vez por la playa con gafas oscuras. Cachorra era tan "bandida" como Isidoro, y adem?s su c?mplice, pero ante los ojos del Coronel Ca?ones se mostraba como una chica de familia, estudiosa, responsable, recatada y trabajadora, y se convirti? en una mujer recurrente en la vida de Isidoro. Curiosamente, el abuelo de Cachorra, el misterioso general Bazuka, nunca fue mostrado, pues siempre cuando Isidoro lo iba a conocer, el militar estaba en el exterior.

Imagen
La popularidad del personaje fue tal en la d?cada del '70 que, en los a?os 1973 y 1974 aparecieron 2 discos de "La Discoteca de Isidoro" (click en cada una de las 2 portadas), con los temas de moda de la ?poca. El personaje ofici? de compilador de los dos long play con ?xitos de la ?poca. Las colecciones inclu?an desde "Roll over Beethoven", de Electric Light Orchestra, hasta "Who was", de Hurricane Smith, "Miss Ruth Ann", del conjunto Gallery, o "Mama Loa", de los Humphries Singers. Hits irresistibles que recalaban en la m?sica disco, el soul, la canci?n americana y el lounge. Como para estar en onda con la nueva ola.
fuente todohistorietas.com.ar

UN BESO PARA TODOS Imagen

Tags: ISIDORO, CAÑONES, HISTORIETA, PERSONAJE, PORTEÑO, PLAY BOY, AÑOS 70

Publicado por javerim @ 13:50  | ARTICULOS DE LOS MEDIOS
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por patoruzu
Lunes, 01 de septiembre de 2008 | 5:10
hola ?? chei padrino como estasSonrisa Gigante
te estra?amos mucho chei te mandamos saludos es sargento ca?ones y yo chauFlash te vamos a extra?ar Llorica