Domingo, 11 de noviembre de 2007
Una negociadora palestina en las tratativas de paz har?a una trilog?a muy interesante que enriquecer?a el di?logo y favorecer?a a las dos partes.

Imagen

As? como en nuestra casa la mujer es el pilar que mantiene la familia, las costumbres y todos los temas relacionados con la vida, seria un aporte muy bueno la inclusi?n de una mujer palestina de l?nea moderada en las negociaciones de paz. Hay que considerar que las mujeres tienen una sensibilidad especial y una forma diferente de ver las cosas, e incluso reciben un respeto especial por parte de los hombres con poder. Sumar una mujer en esa importante funcion funcionaria como un simbolo nada despreciable. Seria tener a quien tomar como ejemplo de que existen otras posibilidades, opciones diferentes a la de la violencia, una nueva referente para las mujeres palestinas. Si solamente un peque?o porcentaje se vieran reflejadas o atra?das por su personalidad se producir?an adelantos en el camino por la convivencia.

Condolezza Rice y Tzipi Livni est?n haciendo un arduo trabajo, al margen de si somos sus simpatizantes o adherimos en los temas puntuales. Ambas son observadas por muchas personas que tienen la esperanza de que obtengan lo que en tantos a?os los negociadores masculinos no han cristalizado. Sin hacer diferenciaci?n entre funcionarios hombres y mujeres esta claro que ellas aportan una cuota de sentido com?n a muchos temas y en cambio no traen consigo nada negativo. Seria importante tambi?n que una o mas mujeres palestinas comiencen a trabajar en el cambio de la educaci?n. Es una oportunidad ?nica que tiene Abu Mazen de demostrar al mundo que sus intenciones son serias y que es capaz de implementarlas. No habr? paz posible y duradera en el tiempo sin cambios en la escuela palestina, sin que los ni?os en su formacion reciban mensajes diferentes a los del martirio. Las mujeres de la paz enfrentan un trabajo complejo, largo y dif?cil. Est?n poniendo mucha entereza y dedicaci?n tratando de lograr los objetivos. Cuando la meta es la paz de los pueblos no queda m?s que agradecerles por su trabajo, a ?n si los resultados no terminen siendo los esperados. Muchas veces escuche que la guerra es cosa de hombres. Quiz?s podamos pensar hoy, que la paz sea cosa de mujeres, y si as? fuera, bienvenido su trabajo y sus aportes.


Bernardo Ptasevich

Tags: mujer, palestina, tzipi livni, condoleezza rice

Publicado por javerim @ 13:44  | EDITORIALES DE BERNY
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios