Mi?rcoles, 30 de abril de 2008

¿Si no es inflación que nombre tiene?

 

Bernardo Ptasevich       30 04 2008

 

Según dicen las informaciones internacionales, Israel y Rusia han aumentado considerablemente las compras de carne a Uruguay y Argentina, China se sumó a los mercados compradores del producto, lo cual sumado a la crisis del campo argentino y a la aftosa del ganado brasilero que le impide exportar a mercados exigentes da una ecuación de aumento internacional en el precio de la carne. ¡Que complicado!

Podríamos agregar a todo eso la especulación, el acopio y reajuste de los precios del stock existente, y en el caso de Israel el desabastecimiento de los primeros días posteriores a la festividad de pesaj.  Supongo que con no comer demasiada carne o bajar el consumo familiar en el mismo porcentaje de los aumentos que rondan entre el 30 y el 40 %, podríamos amortizar los efectos del impacto. Pero resulta que este no es el único producto que ha subido. El arroz por no se que otra explicación muy compleja y poco creíble ha subido en porcentajes de hasta el 70 %. ¿Alguien puede decirme que tiene que ver el pollo israelí con todo esto?, porque también ha subido entre un 15 y un 25 % que según anuncian es solo el principio. Y ahora la nafta, que tanto influye en nuestro presupuesto y en todos los precios del mercado sube un 4.6 %. Como no soy un economista me conformo con estos pocos parámetros para sentirme como en casa, para revivir los terribles últimos tiempos en Argentina, recuerdos tristes y amargos para la mayoría de los rioplatenses que hoy estamos en Israel. ¿Es que no nos alcanza con todas las dificultades naturales de nuestro país en permanente riesgo bélico como para que ahora nos llegue este regalo inesperado? Los olim hemos superado muchos de los retos y las dificultades que se nos han planteado desde nuestra llegada: el idioma, el trabajo, el estudio, la inserción en la sociedad israelí, y muchos otros imposibles de detallar, como suelen decir los rematadores al describir los lotes de un remate.

Sin embargo recordar y revivir uno de los motivos mas grandes de expulsión de la Argentina es y va a ser un golpe bajo muy duro en lo anímico, en lo simbólico, y ni que hablar en los bolsillos de la gran mayoría de los nuevos inmigrantes que ganan apenas los sueldos mínimos si tienen la suerte de tener empleo fijo. Cuando veo los porcentajes de inflación que se publican y miro los precios de los supermercados o de los servicios me parece que no solo no entiendo suficiente hebreo sino que tampoco las matemáticas, que al parecer son diferentes en Israel. Ojala que nuestros gobernantes sepan regular y resolver o por lo menos amortizar estos fuertes aumentos, porque ¿si esto no es inflación que nombre tiene?

 

LOS EDITORIALES DE BERNY   http://berny.blogcindario.com


Tags: inflacion, hiperinflacion, argentina, israel, carne, nafta, arroz

Publicado por javerim @ 3:48  | EDITORIALES DE BERNY
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 30 de abril de 2008 | 19:02
Estimado Bernardo:
Vos aprobaste matematicas. No hay error en los calculos.
Me parece muy bien vivir en democracia, pero no me pa-
rece democratico que el estado a traves de un gobierno
inepto y corrupto, y los "peces gordos", se llenen de
plata, a causa del pueblo, que como de costumbre es un
convidado de piedra.
No solo ya he vivido y experimentado esto anteriormente.
Parece que lo tendre que vivir y sufrir nuevamente.
Hablo en singular, porque tengo un sentimiento muy feo
acerca de la capacidad de reaccion actual del pueblo
de Israel.
No solo que no confian en los politicos a los que erro-
neamente votaron, sino que ademas estan durmiendo muy
comodamente, y con sus cuentas bancarias en rojo por-
que quieren seguir viviendo como en los mejores tiem-
pos, y dicen "ein ma laasot".
Ojala que tu comentario, y tambien (si lo leen) mi
humilde aporte basado en el conocimiento de los hechos,
pueda despertar a la comunidad latinoamericana de
Israel.
Saludos.
Isaac