Martes, 03 de junio de 2008

EL DERECHO A EXISTIR
¿Lo decide, quién? ¿y en base a que?

 

Quienes son capaces de renunciar a la libertad esencial a cambio de una pequeña seguridad transitoria, no son merecedores ni de la libertad ni de la seguridad.
                                                    Benjamin Franklin
 
Recientemente un grupo de paletos de la política, aburridos de refocilarse en su propia grasa, han decidido, como suelen decidir estas cosas quienes no poseen nada más que un pedazo de carne inútil por cerebro, ventilar su odio si, su envidia, también, pero sobre todas las cosas, su descomunal ignorancia no atribuible a su carencia de conocimientos sino a su natural estupidez compulsiva.
Ciegos, peor que las personas que no pueden ver ya que, los paletos de la política, generalmente, su incapacidad intelectual no les viene por no poder sino por no querer, lo cual es, con diferencia, mucho peor. Son mens reductor, o en otras palabras, idiotas integrales.
 
Se dicen de izquierdas, pero no lo son aun cuando la izquierda actual cada vez se parece más a la derechona fascista de la cual es prima hermana, y no es que se olvide de las únicas víctimas del conflicto que divide a Israel del mundo árabe y musulmán, los judíos por un lado, receptores del sufrimiento derivado del terrorismo islámico, y los llamados "palestinos" por el otro lado, igualmente receptores de las consecuencias de los actos terroristas de quienes pretenden haber asumido su causa. Por cierto una causa que podrá ser muchas cosas pero lo que nunca ha sido, ni es, ni será, es la causa de la libertad y mucho menos de la autodeterminación. La causa "palestina" abanderada de todo el mundo islámico, es la causa del exterminio del pueblo judío en la tierra de Israel.

Objeto, meta y fin que estos paletos de la política han sabido ocultar por cuanto que esta realidad les es del todo molesta.
 
A estos paletos, que me niego a encasillarlos de gallegos dado que en Galicia abundan las buenas gentes y estos palaustris de la estupidez tan solo representan el residuo de una sociedad que los tiene que padecer por compasión, lo malo es que son la clase de individuos que pervierten toda verdad y juicio histórico con gran maestría, a tal punto que son capaces de creerse sus propias mentiras de la misma manera que los tocinos viven convencidos que el estiércol de su charca es agua de manantial. Es por ello que la banalización de la shoa, de parte de esta gentuza y gentucilla insignificante, y lo que representó y representa en la conciencia judía es total, el desprecio al nazismo y la traspolación de ideas es absoluta, la justificación del terror contra los valores que, incluso ellos mismos disfrutan, es adorada de la manera más absurdamente ilógica, en conclusión:
Son capaces, como dice el Talmud, de sacarse un ojo con tal de que sus enemigos se queden ciegos. ¿Puede haber un comportamiento más ridículamente estúpido que este?. Pues lo hay, como estúpidos se lanzan a matar todos los mortecinos herederos del terrorismo islamofascista que dicen defender el derecho de un pueblo sin historia, sin identidad, sin cultura propia y sin previa existencia, eso si, a ese pueblo que dicen defender tanto le están sacando ellos, y no Israel todas las entretelas, los ojos, las manos, les están robando la vida y hace tiempo que les arrancaron el alma humana que antes poseían.
 
La estupidez de unos y otros goza de una esplendida salud. Lo dicho, se aburren en su charca pero la disfrutan sin talento y a lo grande invitando a los incautos a nadar entre ese pútrido lodo oscuro y gelatinoso que son el conjunto de sus odios, su envidia, su ignorancia, siempre tan sincera, y su estupidez irremediablemente compulsiva.
Y ya que esta gentucilla incapaz, no busca la verdad sino la consigna y el culto hiperdúlico a la muerte, y sobre todo, engañar a los incautos de alma noble, realicemos por ellos un ejercicio de memoria histórica y consideremos a la luz de evidencias incontrovertibles que si es por derecho a existir, ¿quién puede apelar a la justicia?.
 
Primera guerra mundial; Alemania se lanza a la conquista de Europa y su locura concluyó con casi 23.000.000 millones de muertos, 6.000.000 de inválidos y una Europa totalmente destrozada.
¿Era judío el Kaiser Guillermo? ¿lo era alguno de sus más importantes mariscales de campo y crueles generales? ¿Acaso algún complot "judeo masónico" se ocultaba entre las sombras? ¿eran judíos quiénes idearon y perpetraron el atentado contra el emperador Francisco Fernando y su esposa Sofía Chotek el 28 de junio de 1914?, crimen de militantes de un grupo terrorista servio conocido como "La Mano Negra" sin duda tan negros por dentro como por fuera, y tan paletos como quienes desde el Campo de la Estrella (Compostela) banalizan el holocausto y comparan a Israel con sus asesinos obviando, eso si, que los de "la mano negra" la tienen muy grande y perversamente sombría. No eran judíos ni el zar Alejandro II ni el emperador Francisco José ni Otto Von Bismark, tampoco lo eran los asesinos del archiduque Fernando y su esposa pero las acciones de unos y de otros acabaron sembrando de muertos a toda Europa y ¿en tal caso quién pone en duda el derecho a existir de alemanes, austriacos, italianos, rusos y turcos? 29.000.000 de seres humanos les deben no la vida sino la muerte.
 
Segunda guerra mundial, por si era poco la primera los que realmente tienen "las manos negras" tienden a reincidir en sus malditas fechorías y necesitaron de un segundo intento para dejar claro hasta que punto el hombre es lobo del hombre. En esta ocasión 60.000.000 de muertos, 6.000.000 de judíos aniquilados por la única industria del exterminio ideada, construida y empleada para tan ignominioso fin, exterminar a todo un pueblo de la faz de la tierra y por un único delito, ser judíos. Crimen indudablemente amparado por unas masas idiotizadas a las que arteramente, gentuza como nuestros paletos de Galicia (que afortunadamente no son todos los gallegos) , habían alimentado con toda clase de mentiras judeófobas, distorsión de la verdad y manipulación del derecho y de la justicia, como bien y hasta la saciedad se ha hartado la historia de demostrar.

¿Acaso Hitler, Goering, Goebbels, o Himmler eran judíos? no ciertamente, pero a estos el mundo le debe los sesenta millones de muertos y un holocausto que unos prefieren negar y otros banalizar en un intento de reescribir la historia para que no les escueza tanto la verdad y no ser vistos del lado de la mentira, del odio, de la envidia y de la estupidez humana.
 
¿Y qué diremos de la todopoderosa y bendita URSS tan amada, reverenciada e idolatrada por una izquierda huérfana de iconos verdaderamente útiles para la humanidad? ¿Acaso Stalin, Krusev, Gromyko o Breznev eran judíos? y el mundo le debe al primero 20.000.000 de vidas perdidas, y no pocos miles menos a los siguientes, que por supuesto los de las manos negras niegan porque como todo el mundo sabe cuando la izquierda mata lo hace por la causa de los pueblos, lo que no dicen nunca cuál es la causa de la causa que imperativamente defienden, la de la libertad nunca pues como bien dijera J.F.Kennedy Los que hacen imposible una evolución pacífica, harán inevitable una revolución violenta.

Y ¿Lo es Castro? Cuba es una de las prisiones más grandes del planeta, y no obstante los de las manos negras solo echan sus sanguinarios ojos sobre "la prisión de Gaza"...bonita prisión, ya quisieran los cubanos tener las opciones que disfrutan los indigentes de hamas, al fatah y toda esa patulea de saltimbanquis del terror.
¿Y quién pone en duda el derecho a existir de Alemania, de Japón, de Rusia, de Turquía con su genocidio armenio, de Irán e Irak con sus crímenes contra el pueblo kurdo, de China en su avasallante relación con Tibet. de España cuando el sol no se ponía nunca en todo su reino, incluso de Galicia con sus hordas de celtas machacando astures, cántabros, romanos y lusos? incluso ¿quién pone en duda el derecho a existir del cristiansimo y de los cristianos con sus miles de millones de muertos a lo largo de sus 2000 años de existencia cruel? ¿y de los países islámicos? Si es por violencia y solo por violencia, repito, si es por violencia y solo por violencia, el pueblo judío debería ser el único pueblo de la tierra con más derecho a existir que ningún otro.

La mirada perdida de un niño judío tras las verjas de alambre de espino de Auschwitz, contrasta con la mirada del odio inculcado por el odio en los niños palestinos tras las ominosas verjas invisibles del mismo odio, por ello quien no comprende aquella mirada perdida, no comprenderá jamás una larga explicación sobre las diferencias abismales entre el mal puro y el bien que se hace mal.
 
¿Alguno de los más viles, crueles y sanguinarios personajes (reales) citados o por citar eran judíos o actuaban en nombre de Estado de Israel alguno? (absténganse los ignorantes en su persistencia de distorsionar la historia y dibujar como un monstruo a Sharon habiendo mejores y más demostrativos y demostrables ejemplos de brutalidad y vileza en el campo musulmán, en el oriente y en el occidente) la única realidad posible es esta, los más grandes criminales de la historia siempre han sido de cualquier parte menos del pueblo de Israel. Y con todo ¿quién dijo que el pueblo judío fuera perfecto? y sin embargo nos encontramos a años luz de la maldad perpetrada por las naciones gentiles.
 
Obviamente las cuentas no les cuadran a los paletos de las manos negras, no pueden cuadrarles nunca por cuanto que basan sus convicciones no en verdades irrenunciables sino en la suma de sus odios, su envidia, su ignorancia absoluta y su estupidez, precisan perentoriamente de realidades paralelas, necesariamente distorsionadas, para alegrarse de que al fin esas cuentas les ofrezcan los resultados que tanto desean. Revisadas esas cuentas observan que no pueden eludir las verdades que tanto se empecinan en ocultar, tan grandes y tan contundentes son estas verdades que la mejor manera que tienen para auto engañarse es inventar el socorrido complot de la "plutocracia judía" , memos, hasta en eso la propia historia os deja en calzoncillos.
Si de idiotas es dejarse engañar, es más idiota quien se engaña a sí mismo y encima se alegra de comprobar lo tontaina que puede llegar a ser, comparando comportamientos, el de los tocinos y las sucias charcas de las que tanto disfrutan.
 
Pero llegará el día en que se cumplirá el sueño que preconizara Martín Luther King, que no es otro que el sueño de los profetas judíos de la antigüedad, llegará el día que en la mesa de la fraternidad se sentarán judíos y gentiles, cristianos y musulmanes, blancos y negros, que en realidad dejarán de ser lo que son para asumir su única identidad, la de seres humanos en toda su dimensión. Sin embargo en esa mesa no habrá lugar ni para los envidiosos, los que odian, los ignorantes ni los estúpidos. A esta mesa no os podréis sentar los paletos.
 
Se busca buena gente para construir un mundo
 
Rafael T.Perez
02 junio 2008
http://www.kolisraelorg.net


Tags: MUERTOS, GUERRAS, HOLOCAUSTO, ISRAEL, PALESTINA, PAZ

Publicado por javerim @ 0:28  | EDITORIALES INTERESANTES
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios