S?bado, 19 de julio de 2008

LADRAN SANCHO… SEÑAL DE DEBILIDAD
Bernardo Ptasevich
 
Irán ni se plantea la posibilidad de atacar a Israel. Ello implicaría detener de algún modo o por lo menos retardar su programa nuclear y eso es lo que menos quieren hacer. Amadhinejad con sus bravuconadas me hace recordar a esos chicos que en inferioridad de condiciones y ante el peligro de ser agredidos por otro gritan fuerte y con el fin de impresionar: ¡mira que mi hermano es karateka o te aviso que mi papa es policía! Los detalles de sus dichos y amenazas se parecen bastante a esta situación. Hoy por hoy y hasta el momento en que puedan contar con armas atómicas Irán no podría vencer a una coalición Israel-Estados Unidos y quienes se sumen en caso de concretarse un ataque. Amadhinejad lo sabe y por ello trata con sus discursos y mensajes a la prensa de convencer a propios y extraños de la efectividad de su armamento. No nos engañemos, ninguna guerra es gratis en destrucción y vidas humanas. Esta claro que en respuesta a un supuesto ataque podría hacer mas daño a Israel que a Estados Unidos. Sin embargo el arma mas potente con que cuenta Irán no son sus misiles sino el petróleo. Ellos creen y seguramente con razón que aumentando los precios en forma considerable afectarán  la economía de todo el mundo occidental. Hoy ya lo están haciendo y si para muestra basta un botón veamos que los valores actuales ya no son soportables.
Por su parte el presidente sirio Bashar al Asad, esta confirmando su débil situación pidiendo a Francia y al propio Estados Unidos que actúen en las negociaciones con Israel. Siria esta pasando por momentos muy difíciles, aliado de Irán  y apoyando a los grupos terroristas se encuentra aislada del resto del mundo. Esto y su propia situación interna en la que representa solo a una minoría de la población hacen que busque en un acuerdo con Israel su tabla de salvación. Su vuelta al ruedo de la mano del presidente francés le dará la posibilidad de insistir sobre sus supuestas serias intenciones pero no solucionaran su debilidad interna e internacional.   Hamas esta tratando de convertirse en interlocutor valido para las negociaciones con Israel. Es improbable un acuerdo de paz que sea respetado por esta facción porque su propia existencia depende del mantenimiento de los postulados de eliminar al estado judío.  De todos modos su interés y preocupación por mantener la tregua hace pensar que están sintiendo la presión que soportaron en los últimos meses y que no desean el ingreso masivo de las fuerzas israelíes a Gaza. La situación de la trilogía  Irán, Siria, Hamas, esta en estos momentos indicando que si Israel no mueve piezas en el complicado tablero del Medio Oriente no habrá por el momento ataques ni violencia en niveles importantes. Un ataque Israelí a Irán, el ingreso del ejército en Gaza poniendo fin a la tregua o cualquier recalentamiento de la frontera norte cambiaria el frágil equilibrio y relativa tranquilidad actual. La oportunidad elegida para la segunda guerra del Líbano no fue acertada. Nos provocaron y entramos en el juego propuesto con los resultados conocidos. Hoy, con grandes problemas internos y políticos se corre el riesgo de repetir la experiencia. Israel debe pensar ante cada decisión cual será el panorama siguiente a los hechos que se generen. Hoy la opinión internacional podría apoyar un ataque a Irán, porque es bueno que el trabajo difícil lo hagan otros. Atacar a Irán sin participación y un apoyo amplio de Europa y Estados Unidos no parece ser buena opción. Muchos gobiernos internacionales también están cambiando su postura sobre la situaron palestino israelí al ver que Israel se contiene en forma permanente ante los ataques de misiles con el fin de permitir avanzar en las negociaciones. Pero Israel no puede tolerar por siempre que su población civil reciba cohetes que explotan en sus casas y sus ciudades. Ya nos hemos acostumbrado demasiado a esta rutina.  Da la sensación de que los habitantes de Sderot han bajado los brazos y que en general aprendieron a convivir con esta situación. Sin embargo nadie puede pensar que esta situación es soportable en el tiempo y ese tiempo se esta acabando. Si Israel decide al fin ingresar a Gaza, algo que puede suceder si siguen cayendo kassam en su territorio, la reacción internacional no será la de hace algunos meses. Se ha demostrado el interés en hacer la paz, incluso aceptando una tregua con quienes nunca íbamos siquiera a conversar, rompiendo moldes de comportamiento con los cuales todos estábamos comprometidos. Estamos hoy negociando con los terroristas del Hamas, algo que solo se justifica por nuestro fuerte interés en terminar con esta situación. Es algo difícil de digerir para quienes fueron directamente afectados por los ataques criminales y también por el resto de los habitantes del pais.
En el frente norte Hezbola es cada vez más fuerte dentro del Líbano y ha encontrado la forma de burlar a las fuerzas de UNIFIL con el contrabando permanente de armas. He conversado con algunos soldados de las fuerzas internacionales. Ellos dicen que su función es solamente mirar y comunicar lo que han observado. Para ellos se han producido por ambas partes violaciones de la resolución 1701.  Saben lo que hace Hizbola en sus narices pero alegan que mientras estas no representen un peligro inmediato para Israel, se limitan a informar sobre lo sucedido. Están convencidos de que las dos partes no respetan el acuerdo y por ello mientras haya un equilibrio en las violaciones estiman que la situación es manejable. Si hay algo importante en su presencia allí es solamente que ninguna de las partes va a atacarlos por lo que representan una contención primaria a cualquier futuro enfrentamiento. En el resto su tarea es casi nula y solo se los observa paseando en sus excelentes camionetas y conociendo los diferentes paisajes de la zona.  Este panorama general nos indica que Israel no debe apresurarse a hacer concesiones a quienes por debilidad aceptan ahora sentarse en una mesa de negociaciones. Debe utilizar esta calma para seguir buscando la paz en la región sin resignar nuestros derechos. Ceder en algunos puntos sin renunciar a nuestra seguridad ni entregar territorios estratégicos para arrepentirnos mas tarde de haberlo hecho. Manejar la situación del peligro o las amenazas iraníes con mucha mesura y seguridad ya que de todo lo expuesto surge que son quienes pueden hacer un daño real a parte de nuestro territorio y a nuestra población. Debemos estar seguros de poder parar sus misiles antes de embarcarnos en un ataque a sus instalaciones nucleares.
Seguiremos mientras tanto escuchando sus exabruptos que nos tentaran una y otra vez a tomar medidas, pero sepamos que cuanto mas nos griten que son fuertes y que tienen todo lo necesario para destruirnos mas demuestran su temor y su fragilidad.
 

Tags: siria, libano, israel, hezbolah, nashrala, assad, iran

Publicado por javerim @ 23:50  | EDITORIALES DE BERNY
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios