Domingo, 05 de octubre de 2008

NUESTRO COMPROMISO CON USTED…    Bernardo Ptasevich   15 09 2008

 

Hace muchos años en la Republica O. del Uruguay hubo un señor que al postularse para presidente se despojo anticipadamente de todas las ventajas que ese puesto le daría de ser elegido. Ese hombre con mayúsculas que portaba un importante doble apellido había nacido en cuna de oro. Era un terrateniente, poseedor de grandes extensiones de tierra legadas por su familia. Sin embargo, el entendió la injusticia que ello representaba y  planteo en su plataforma electoral una reforma agraria que lo perjudicaba en forma directa, que afectaría sus propiedades y sus campos. Entendió a pesar de su condición adinerada, que no era justo que tanta extensión de tierra perteneciera a unos pocos, mientras muchos habitantes pasaban muy mal, no tenían trabajo ni un sitio donde vivir.

Por supuesto que otros millonarios y dueños de tierras que serian afectados por las medidas salieron inmediatamente a boicotear toda posibilidad de que llegue al gobierno. Fueron apoyados por la vieja dictadura militar quienes fraguaron los resultados de las elecciones nacionales y terminaron con este buen hombre en el exilio. Como se podía permitir que este señor cambiara las normas escritas y aceptadas durante años. Como se le iba a permitir siquiera plantear devolver parte de lo que le sobra y mucho menos obligar a otros a hacerlo. Lo peor es que para ello no usaría armas, no usaría violencia, sino su inteligencia, una propuesta a la ciudadanía y resoluciones democráticas basadas en el voto del pueblo y en las decisiones de las Instituciones de la Republica.

El hizo algo que fue lo que me impulsa a escribir esta nota y contarles la historia. Al postularse para presidente, escribió un libro titulado NUESTRO COMPROMISO CON USTED… un documento previo a las elecciones, algo que no tendría porque parecernos raro sino que debería ser obligatorio. En este libro detallaba claramente todos los puntos sobre los que su futuro gobierno actuaría y cual era su posición en cada uno de ellos. Firmo de su puño y letra todos estos compromisos en la seguridad de que no traicionaría sus postulados dando así a la población una garantía de cumplimiento. De esa forma uno podía votar al candidato sin pensar que luego en el poder haría todo lo contrario a lo que decía en sus discursos electorales, algo que sucede con la mayoría de los candidatos. Si hacemos una encuesta preguntando si los políticos mienten obtendríamos un 80 0 90 por ciento de votos por el si. Es que no hay compromisos. Hoy los políticos prefieren no hablar en sus campañas sobre los temas que son importantes para el país. Estamos en las puertas de las elecciones internas de Kadima. Quizás estemos a las puertas de las elecciones nacionales mas rápido de lo previsto. El pueblo Israelí debería tomar esta historia como un ejemplo, exigir a los postulantes para los cargos de gobierno que firmen declaraciones con sus posturas sobre los temas importantes del país y solo después de ello darle su voto. De esa forma se les podrá reclamar si hacen todo lo contrario a lo que proclamaron para ser elegidos.

Respecto a mi historia, les diré que no todo fue en vano. La tierra en Uruguay sigue en manos de los terratenientes que la obtuvieron de manera nada clara ni legal, pero la memoria de este líder y la de sus actos esta vigente en la mente de los uruguayos como un ejemplo a la honestidad, al desprendimiento personal, a la vocación de servicio y a la inteligencia. Con muchos políticos como el tendríamos un mundo diferente.

Mis respetos, mi recuerdo y mi admiración para el Dr. Wilson Ferreira Aldunate, a quien siempre tengo presente en mis decisiones de la vida cotidiana y en mis ideas de libertad y justicia.

 

 


Tags: ferreira aldunate, partido nacional, uruguay, israel, democracia, libertad

Publicado por javerim @ 5:01  | EDITORIALES DE BERNY
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Martes, 13 de octubre de 2009 | 0:01
Gracias estimado Berny por esta nota y por homenajear a Wilson diciendo que le tienes en cuenta en cada acto cotidiano. Me sent? identificado con eso pues tambi?n siento que esta presente su ideario en mis desiciones mas importantes. Ojala, mucha gente tuviera tan claros los principios de lealtad, honestidad, etica y libertad... Otro gallo cantar?a.
Salud! P.C.