Domingo, 18 de enero de 2009
     

Bernardo Ptasevich  para Aurora      15 01 2009

Usted cree que los fundamentalistas islámicos solo quieren acabar con los judíos y con Israel. Pues esta equivocado. Usted participa de manifestaciones en diferentes ciudades de Europa en contra de Israel y por lo tanto a favor del terrorismo, contesta en los blogs todo lo que puede contra los judíos, deplora la inexistente ocupación de Israel en Gaza cuando hace años que no queda allí ningún judío. Usted se suma a los reclamos por los derechos humanos, quizás con buenas intenciones pero con muy poca información ya que la recibe por medios informativos tendenciosos que le muestran solo una de las partes del conflicto. Usted siente que esta fuera de todo esto.

Le voy a dar una novedad, para que vaya pensando. El fundamentalismo islámico quiere hacer desaparecer del planeta a "todos los infieles", no solo al pueblo judío, no solo a Israel. Si usted es católico, protestante, evangelista, ateo, budista, o de cualquier otra creencia que no sea la musulmana entra perfectamente en la categoría, usted es un infiel. Ellos Irán por usted, y no es un error poner este verbo con mayúscula porque es hacia Irán donde usted tiene que mirar todo el tiempo, ver que hacen para llegar a su objetivo cada día. Mientras tanto si usted es masoquista, si no le interesan sus hijos, su esposa, sus padres, sus amigos, su ciudad, su país y el mundo occidental en el que vive, tiene dos opciones: (mucho mas de lo que muchos palestinos de Gaza tienen hoy) o se convierte al islamismo ahora y empieza a demostrarles que los reconoce como amos absolutos respetando todos sus postulados, o reflexiona un poco y viendo que usted también esta en la mira, comienza a cambiar su comportamiento, su forma de ver las cosas buscando la manera de empezar a defenderse desde ahora. Mientras despierta de sus falsos sueños de justicia, un país chiquito esta trabajando para que los terroristas no logren su objetivo y para que su familia disponga de mas seguridad y mayor tiempo sin que les llegue la hora de afrontar esta realidad en forma directa. Ese país mal que le pese es ese Israel al que usted ataca defendiendo en forma equivocada a sus enemigos que también son los suyos. Sus soldados son los estudiantes, los trabajadores, los médicos, los hijos de la gente, nuestros vecinos con quien compartimos el día a día en la vida cotidiana. El ejercito al que pertenecen no se dedica a matar niños ni mujeres, ni civiles ni gente inocente, sino a terroristas que amenazan nuestras vidas y no permiten llegar a la paz con los palestinos moderados. Los dirigentes de Hamas no son tan valientes cuando desde una cómoda oficina en el exterior mandan morir a su pueblo al que tienen sometido haciendo declaraciones ridículas ante permisivos periodistas que apoyan su causa y la difunden. Ellos no son tan valientes cuando desde el sótano de un hospital en el que se sienten impunes alientan a morir a su gente sin correr el mínimo riesgo que supone participar de las batallas.  Ellos no son tan valientes cuando se escudan detrás de mujeres y niños indefensos. No solo los usan para protegerse, necesitan sus heridas o sus cadáveres como publicidad para demonizar al enemigo. Tampoco son honestos.  Gastaron el dinero de la ayuda humanitaria recibida durante años comprando armas en lugar de comida, vestimenta, salud, trabajo y educación para su pueblo. Cuando los dirigentes de Hamas hablan de "Su pueblo" no están mintiendo. El pueblo palestino es su pueblo no porque sientan pertenencia sino porque les pertenece, hacen con el lo que quieren, le quitan todos sus derechos en épocas de tranquilidad y lo usan como escudo en épocas de guerra. Consiguen viviendas para la gente pero se reservan el derecho de uso del subsuelo y de los techos. Construyen mezquitas para los fieles pero se reservan el derecho de uso para guardar armas y explosivos. Hacen escuelas pero se reservan el derecho de uso para sus actividades terroristas.  El precio siempre es la muerte. La garantía que piden para otorgar sus viviendas o utilizar sus escuelas y mezquitas es entregar la vida en pos de la causa, inmolarse en un barrio de Israel, permitir túneles para el trafico de armas, cobijar terroristas en su casa todo el tiempo que se les exija, ponerse por delante cuando un soldado israelí esta enfrente. Sufro por lo que están pasando hoy los niños palestinos e israelíes por igual. La muerte de cualquier niño es terrible. Las imágenes de niños heridos nos llegan profundamente y los recuerdos que todos ellos tendrán serán difíciles de borrar. Quiero que piense un poco en los niños de su país, en los niños de su familia, en sus hijos y nietos, en lo que pasaran cuando estos u otros terroristas vayan en su busca. Antes que ser español, antes que ser europeo, antes que ser persona, usted es un infiel y aunque no sienta todavía el peligro en su propio jardín ya los ha tenido muy cerca, en sus edificios, en sus aeropuertos, en sus trenes. Usted esta en la mira de los fundamentalistas islámicos aunque aun no le haya llegado el turno. Mientras participa en causas que quizás crea justas piense un instante en que mundo quiere dejar a sus hijos.


--
El futuro es lo unico que se puede cambiar. 

Tags: INFIEL, ISLAM, TERRORISMO, FUNDAMENTALISMO, FANATISMO, MUERTE

Publicado por javerim @ 3:48  | EDITORIALES DE BERNY
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Jueves, 22 de enero de 2009 | 18:04
Te estas poniendo en el mismo papel del fundamentalismo al que criticas...
No es por ese camino, el que lleve a la paz!...pensalo
Publicado por javerim
Viernes, 23 de enero de 2009 | 13:51
Estimado amigo. No tenga dudas de que yo trabajo por la paz, la de Israel, la de los palestinos, la de todos los habitantes del mundo. Mi nota, cuyo titulo y contenido es fuerte quiere hacer reflexionar a muchos que creen que no debemos defendernos si nos quieren matar. Es para hacerlos ver que todos los que no pensamos como los fundamentalistas estamos expuestos a ser atacados. Si hubiera con quien dialogar siempre es mejor incluso que tener que defenderse, aun haciendo concesiones impensadas. Le agradezco mucho su comentario.
berny