Martes, 31 de marzo de 2009

                     

Bernardo Ptasevich            29 03 2009

Al final la sopa será servida en nuestra mesa. Diferentes políticos, en adelante llamados ingredientes” que nada tienen que ver entre si han negociado una coalición, en adelante llamada “sopa” para formar gobierno en Israel y decidir sobre la vida de sus ciudadanos. Como toda sopa que se precie de tal,  el clima estará bien caliente y por ahora nadie se anima a poner la cuchara en su boca por miedo a quemarse. Solamente una mujer, (habitualmente son buenas cocineras), supo negarse a semejante entrevero gastronómico sabiendo que para lograr un buen plato hay que coordinar bien los ingredientes y cuidar la armonía de los diferentes sabores. Pero claro, hay hombres que con tal de cocinar dejan de lado todas las reglas, todos los libros que enseñan como debe manejarse un buen cocinero. Uno de ellos, que no tenía nada que hacer en esta sopa, termino por zambullirse en el caldo junto a muchos otros profesionales de la competencia, algunos de los cuales están en una línea culinaria tan opuesta que presagia una comida muy picante y explosiva. El gran chef, como jefe de cocina, trato de armar su equipo para que los propietarios del país no lo dejen cesante o busquen un sustituto. No ahorró en   ello ningún esfuerzo posible. Ha repartido gorros de cocina a diestra y siniestra en algo que me recuerda a un nuevo condimento que apareció en el mercado llamado coima política”. Para ser sincero, no creo que al gran público consumidor le vaya a gustar demasiado. Como no había gorros para tantos postulantes tuvo también  que recurrir a compensaciones económicas extraordinarias, que según me contaron es otra variedad del condimento antes mencionado. No estoy seguro,  pero creo que el gran chef no tiene facultades para andar repartiendo a su antojo y conveniencia las pertenencias de los dueños de la Empresa. Hay 7.000.000 de propietarios  que están mirando su accionar aun antes de tomar a cargo la cocina y de comenzar a dirigir tan selecto equipo de trabajo. Sin embargo de no mediar alguna de las acostumbradas denuncias que nunca serán debidamente investigadas parecería que este tipo de manejos es legal, aunque no moral. Hace poco tiempo se hizo una gran votación entre los accionistas para saber a quien preferían para chef principal. Son esas cosas que se hacen y uno no entiende para que, porque la persona elegida en esa oportunidad es la única que no va a estar en la próxima cocina. Pensé en enviarle un E.MAIL solicitándole el envío de su propia receta. Estoy seguro que encontrare dentro de su concepto de sopa, fideos mas afines entre si y sobre todo que la preparación no va a contener el condimento antes mencionado. Hace apenas algunas semanas ella rechazo usarlo a pesar de las presiones y pedidos de los aspirantes a los cargos disponibles. Perdió así la posibilidad de formar y dirigir el equipo pero lo hizo dando un ejemplo de no utilizar recetas que luego paga todo el pueblo.  Todas estas letras, desde la א hasta la ת , o desde la A hasta la Z no iban a estar mezcladas, porque además no se pueda hacer una sopa kasher y una no kasher en el mismo plato. Es que las mujeres tienen ese que se yo… como las callecitas de Buenos Aires. Ellas no pondrían aceite y agua en la misma olla porque saben muy bien que eso no se mezcla, no pondrían dulce de leche con jarif (picante) porque nadie volvería a sentarse en su mesa como invitado. Pero el plato ya esta servido.  Ahora los comensales tendremos que digerirlo nos guste o no nos guste, al menos por un tiempo. Es como cuando éramos niños y nos amenazaban con darnos sopa si nos portábamos mal. Pero que hemos hecho ahora? Solamente fuimos a votar, a ejercer nuestro derecho cívico, a opinar sobre la realidad del país, a aportar nuestro granito de arena, a decir cada uno con sus ideas que queremos mirar hacia un futuro en paz. No valió de nada. Si muchos dejaron de ir a la mesa de votación, al ver esta sopa de letras que nadie encargó, al leer este menú, ver los ingredientes y la forma en que fue elaborado van a ser muchos mas los que se abstengan. Por mi parte ya pedí turno para mi doctor,  porque como saben hay mucha demora y pocos médicos en algunas instituciones de algunas ciudades. No me gusta visitarlos seguido pero esta vez es imprescindible. No quiero agarrarme una indigestión y voy a pedirle que me prohíba expresamente  la ingestión de sopa, por lo menos hasta que cambien la receta.


Tags: POLITICA, ISRAEL, GOBIERNO, NETANIAU, SHAAS, LIBERMAN, COALICION

Publicado por javerim @ 13:38  | EDITORIALES DE BERNY
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios