Lunes, 04 de mayo de 2009

La culpa la tiene el chancho
Bernardo Ptasevich
04 05 2009

En plena evolución de una posible epidemia mundial de gripe, ha sido
necesario buscar un chivo expiatorio al que echarle la culpa de todos
los males. La falta de higiene y de educación sanitaria en vastos
sectores de cada país hizo un excelente trabajo de propagación del
virus. El manejo de cifras arbitrarias según la fuente colaboro en
crear una gran psicosis mundial anunciando poco menos que el fin del
mundo por la que en Israel se dio en llamar “gripe mexicana”. Esta
denominación que evita nombrar directamente al animal culpable de todo
nos muestra que las normas kasher llega lentamente también a los
diccionarios. Nombrarlo no es consumirlo, por lo que no veo razón para
temer mencionarlo directamente. Algunos árabes quienes también tienen
prohibido comer cerdo se han dedicado directamente a matar gran
cantidad de animales que difícilmente tuvieran que ver con la epidemia
cuyo epicentro esta lejos de estas zonas. Viendo las imágenes en la
televisión observamos la precariedad y suciedad en que estos crían a
os por algo llamados chanchos. Quizás estos deberían rebelarse y matar
a quienes los tienen de esa forma. Es sabido que la calidad de las
carnes de cualquier animal que consumimos en nuestra mesa tiene
bastante relación a la forma de alimentación que estos tienen. Aun
para quienes no respeten la kashrut comer cerdo es una aventura con
final incierto, viendo la basura con la que los humanos alimentan a su
futuro alimento. Sorprende ver la coordinación y rápida respuesta que
han tenido los fabricantes de mascarillas. Varios gobiernos reparten
millones de mascaras entre la población que alguien fabrico y tenia
preparadas para atender la supuesta futura demanda de las mismas. No
dejo de asombrarme por la visión comercial a futuro de esos
empresarios ni dejo de pensar que también acá hay gato encerrado. Los
laboratorios tienen nuevamente un gran negocio vendiendo millones de
dosis de vacunas que cuando lleguen ya no serán necesarias y serán
archivadas hasta su fecha de vencimiento para luego descartadas por no
ser efectivas. No importara entonces que se tiren porque millones de
dólares habrán sido transferidos desde los gobiernos a los
laboratorios. Viendo las dos caras de la moneda es importante destacar
y agradecer la investigación científica que algunos de ellos realizan,
pero esta claro que nada esta claro en los negocios de medicamentos.
El gobierno mexicano se siente algo ofendido con los países que
tomaron medidas de protección con los viajeros que llegan desde
tierras aztecas. Hizo falta grandes esfuerzos diplomáticos para ir
recomponiendo las conversaciones e incluso el compromiso de algunas
ayudas económicas y medicinales. En Israel un equipo medico se ha
instalado en el aeropuerto de Ben Gurion buscando dar tranquilidad
sobre los controles de viajeros que vuelven de las zonas afectadas. De
todos modos cualquier resfrío hace parar los pelos de punta a los
médicos que no quieren correr riesgos de equivocarse en los
diagnósticos y ven la sombra de Porky en cada paciente que llega con
alergia primaveral o gripe. Ya tenemos algunos pacientes aparentemente
 afectados y otros que han sido anunciados fueron luego descartados y
devueltos a la vida cotidiana. La situación ha desviado bastante la
atención de la población respecto a la reciente y aun vigente crisis
económica mundial que sigue tan campante con sus consecuencias y de la
que ningún laboratorio se ha compadecido. Los remedios de esta
enfermedad deberían salir de las arcas de cada país y llegar a los mas
afectados pero hasta ahora solo han llegado justamente a quienes
causaron la crisis. Los bancos reciben la ayuda en lugar de recibirla
la gente. Es como si le diéramos la vacuna contra la gripe a los
chanchos en lugar de dársela a las personas. Las noticias del Medio
Oriente cedieron sus primeras planas a la epidemia en los últimos
días, aunque de haber sido por ejemplo Venezuela el primer país en que
la gripe porcina se desarrollara veríamos titulares que hablarían de
la conspiración sionista.. Al parecer en esta ocasión árabes y judíos
no tenemos muchas diferencias. El animalito es despreciado por ambos
en forma igualitaria por lo cual si el tiene la culpa todo esta dentro
de los carriles permitidos. Los gobiernos deberían ocuparse mucho más
de la prevención de enfermedades, de la educación para la salud, del
control de los alimentos y del bienestar de sus pueblos. Quiero
dejarles una reflexión, respecto a esta epidemia y a todo lo que le
pasa a la humanidad en estos tiempos que nos toca vivir. La culpa no
es del chancho sino de quien le da de comer.

--
El futuro es lo unico que se puede cambiar.

Tags: chancho, gripe, epidemia, kasher, judio, arabe, mexico

Publicado por javerim @ 16:01  | EDITORIALES DE BERNY
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios