Viernes, 15 de mayo de 2009
                                     
El presupuesto castiga a los que menos tienen

Bernardo Ptasevich     14  05  2009

Tal como se suponía el presupuesto para los años 2009 y 2010 nos ofrece medidas drásticas y nada novedosas ni imaginativas. Falta dinero. Aumentamos el déficit y como aun no alcanza vamos a sacarle un poco a los que son muchos y tienen más necesidades.

Dicen que mucho dinero se junta de muchos pocos y esa es la táctica utilizada en estos momentos. Aumentar el impuesto sobre las ventas recae directamente en los bolsillos de los trabajadores y también en el de los que no tienen trabajo. En momentos de crisis, falta de empleo, despidos y gran incertidumbre, esta es la ayuda que se le ocurre al gobierno para dar a la población. Las ayudas prometidas nunca son cumplidas y las pocas que se dan llegan solo a las instituciones financieras que las usan a su antojo y necesidad. En cambio estas medidas se implementan en forma rápida y llegan fácilmente a cada ciudadano. Pero no queda allí  la frondosa imaginación de nuestros gobernantes. La verdura que consumen los 7.500.000 habitantes de nuestro país es un bocado demasiado delicioso como para dejarlo pasar sin meter la mano en los ingresos que genera. Por lo tanto un 6 % de impuesto no le viene nada mal y seguro que los consumidores van a comprarla igual ya que de todos modos sus precios son variables de acuerdo a la situación de la producción, oferta, demanda o variaciones climáticas. Si no lo anunciaran los diarios ni siquiera nos daríamos cuenta que nos están cobrando mas impuestos. Por supuesto que estos anuncios harán disparar los precios en porcentajes mayores ya que gracias a este pretexto se aprovechara a adecuar los márgenes de ganancia que han quedado cada mes mas pequeños mientras los presupuestos de los comercios aumentan incluida la presión fiscal. Este no es el único problema que sufren los consumidores. Basta ver la variedad de precios de un mismo artículo según el negocio que lo venda y la ciudad en que se encuentre. Así podemos ver por ejemplo pechugas de pollo entre 20 y 35 shekel el kilo con diferencias de hasta 90 % y eso comparando entre supermercados grandes. Bebidas de un litro y medio de la misma marca entre 5 y 7 shekel, verduras del mismo tipo con diferencias de 100 por ciento entre diferentes supermercados sin entrar a comparar con el shuck.  Creo que los consumidores tienen que mirar por lo menos en dos sitios antes de comprar si no quieren regalar su escaso dinero. Esta semana en mi ciudad, ante la inminencia del cierre de un Supermercado, la entidad que tiene los cheques con que los clientes pagaron sus compras, decidió depositarlos en masa uno y dos meses antes de su vencimiento. Menciono este detalle porque se trata de miles de cheques de cientos de clientes que recibieron en sus cuentas inesperados débitos indebidos. Según informaciones de nuestro banco los cheques se encontraban en garantía o custodia en  una gran institución bancaria y seria bueno indagar quien ha tomado esa decisión ilegal. Así están las cosas para la gente común, la que con su trabajo de muchas horas diarias mantiene funcionando este país y tiene que luchar siempre indefensa para mantener a su familia. Mientras tanto, el gobierno quizás ocupado con otros importantes asuntos, no encuentra mejor forma de acompañar su esfuerzo que castigándolos con mas impuestos sobre todos los artículos de primera necesidad. En cambio la compra de autos lujosos, propiedades de gran valor, viajes de placer, y todo lo superfluo seguirá sin sufrir recargos ni modificaciones. Cuando este presupuesto vaya a la Knesset no encontraremos muchas personas sensatas que lo resistan ya que los pactos y las coaliciones que se hicieron para llegar al poder no lo van a permitir. Nuestro presidente y su gobierno comenzaron a delinear su política económica. Que D’s nos ayude.

El futuro es lo único que se puede cambiar.  







Tags: Netaniahu, economia, politica economica, impuestos, israel, trabajadores, presupuesto

Publicado por javerim @ 13:37  | EDITORIALES DE BERNY
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios