Lunes, 23 de noviembre de 2009

Fifthy fifthy

50 %antisemitismo. 50 % mala información.

A LA PRIMERA MITAD HAY QUE COMBATIRLA, porque es irrecuperable.

PARA LA OTRA MITAD HAY QUE INFORMAR, mostrar la otra cara de las noticias que reciben.

BernardoPtasevich

Los judíosestamos muy sensibilizados, los israelíes estamos con las antenas paradas paradetectar cualquier comentario que pueda afectar nuestra seguridad y nuestroderecho a vivir como corresponde a los seres humanos en este mundo. No es paramenos, el planeta esta lleno de gente que quiere destruirnos, que odia todo lonuestro solo por ser judíos, que odia a Israel porque esta lleno de judíos yque esta dispuesta a endilgarnos la culpa de todo lo que les pasa, incluso loque le pasa a los demás. No pretendamos que ellos razonen. El odio no los dejapensar, no son capaces de esgrimir un juicio, de analizar una situación y muchomenos de ser ecuánimes en sus apreciaciones. Todo pensamiento será superado porsu sentimiento antijudío y por lo tanto no podemos cambiar su forma de pensar yde juzgarnos por mas que hagamos todo lo que a ellos les guste, por masconcesiones que estuviésemos dispuestos a otorgar en todos los temas. Por ellosolo nos queda defendernos de esa gente, de las organizaciones que ellosforman, de los grupos en los que ellos participan o en los que esténinfiltrados.

Aceptemosque ante cualquier tipo de critica, los judíos y los israelíes nos sentimosinmediatamente ofendidos, sacamos nuestro sistema defensivo y repelemoscualquier palabra contraria a lo que sucede aquí como si fueran misilesapuntando en nuestro corazón. Es que no es fácil discernir entre loscomentarios de los antisemitas de siempre y una critica (por ejemplo), a unacto de nuestro gobierno o de un hecho puntual, incluso si nosequivocamos. Es que somos humanos, no todo lo que hacemos siempre tiene que sercorrecto y cuando pasa lo contrario no es grave recibir comentarios como losque nosotros hacemos a los demás cuando se equivocan. Es un problema que debemos resolver. Inclusocuando un judío e israelí critica alguna situación o comenta y juzga algo queno esta bien o por lo menos no lo esta a sus ojos, corre el riesgo de sertildado de antiisraelí o antijudío. La sensibilidad esta a flor de piel. Nopodemos manejarnos como una corporación, como un grupo cerrado que no admite laposibilidad de que alguno de sus miembros haga algo malo, simplemente sea malapersona o cometa delitos. En todas las sociedades, en todos los países, entodas las religiones, hay personas que hacen cosas equivocadas. Pensar quecriticar esa acción individual nos afecte a todos es un error y por lo tantodefendernos haciendo causa común con quien ha cometido delitos o errores no espositivo.

Los mediosde difusión del mundo entero forman opinión en la gente, actúan comocomunicadores sociales, llenan de la información que quieren la mente de laspersonas. Con ello inciden en sus ideas y sus reacciones. Esos medios en muchoscasos están influidos por el poder económico de los petrodólares, otras inclusotienen dentro de sus directorios personas que tienen intereses concretos en dardeterminado tipo de información. La mayoría de la gente del mundo es tansencilla, vive el día a día casi sin preocuparse de los temas más complejoscomo la política o lo que pasa en otros países que ni siquiera analiza si unanoticia puede ser verídica. Recibe la información y la procesa como cierta entodos los casos. Este gran grupo de personas no es antisemita sino que formaparte del 50 % que recibe mala y tendenciosa información. Es un sector quepuede cambiar sus opiniones y es nuestro deber acercarles información real,mostrarle la otra versión que no han recibido por todos los medios posibles. Anuestros contactos de Internet, a nuestros conocidos, opinando en los foros,contestando a las barbaridades publicadas en los comentarios de las noticias demedios de todo el mundo. Debemos intentar que reflexionen teniendo tambiénnuestra información, intentar mover  labalanza de sus pensamientos a un punto más equilibrado y justo. Con los antisemitasde siempre no podemos hacer nada, ellos son causa perdida. Su odio estaincrustado en lo más profundo de su ser y no podremos hacer funcionar en otro sentidoni sus sentimientos ni sus pensamientos. Hay en el mundo que no nos quiere unporcentaje autentico de antisemitismo pero hay otro porcentaje de personas quesolo dicen lo que creen que es correcto y de acuerdo a las percepciones de loque recibe. No es lo mismo agua que limonada. Meter todo en la misma bolsa esaceptar en forma definitiva que solo existe lo judío y todo lo que esta encontra de lo judío. No creo que ese sea el dilema. Si miramos un poco masprofundamente veremos un mundo donde encontraremos a los judíos, a los que los apoyandecididamente, a los que son indiferentes sobre el tema, a los que rechazan lo judíodesde su deseo de ser justos y de acuerdo a la influencia que reciben y enultimo lugar lo genuinamente antisemita. Salvo el antisemitismo, el resto no deberíaser juzgado en forma severa por nosotros. Aprender a escuchar alguna crítica nodestructiva quizás nos sirva también para aprender o para evaluar otrasopciones en algunos casos. Si hicimos cosas que para otros están mal, si nuestroslogros no han sido difundidos en forma efectiva como lo son nuestros errores,si nuestros sentimientos son mal interpretados porque no los hemos comunicadocorrectamente, o nos hemos encerrado tanto que creemos que no hace falta queotros nos acepten como parte de una sociedad mundial, es normal recibircriticas. Aprender a tolerarlas, a convivir con ellas sin sentirnos tanagredidos nos va a permitir estar mejor en nuestra vida diaria y comunitaria ya defender mejor nuestras cosas de los verdaderos enemigos. Cada israelí, cada judíode Israel y del mundo, debe tratar de influir con sus actos, con sucomportamiento y con su relacionamiento hacia los demás para que esta situaciónmejore, para que los inocentemente equivocados puedan cambiar sus opiniones.Alguno de ustedes pensara que no debe importarnos, pero nosotros somos parte deeste planeta y no podemos aislarnos. El mundo globalizado también nos incluye,disfrutamos y sufrimos por ser parte de el. Nuestra indiferencia hará que lascosas sigan este camino. El abstenerse de opinar, no involucrarse en los temasde interés común, no trasmitir nuestro deseo inquebrantable de lograr la paz,estar a la defensiva en lugar de crear espacios nuevos para congeniar,consensuar, dar o recibir ideas y crear situaciones nuevas nos dejara siempreen un lugar incomodo. La vida continua, el mundo sigue girando y moviendo todaslas variables que afectan la vida de los países y sus habitantes. En esecontinuo movimiento se necesita mucho equilibrio, ese que también debemos tenerpara discernir entre un antisemita autentico y las personas que opinanúnicamente desde el lugar en que les toco vivir o desde su punto de vista.Podríamos tomar como ejemplo la reciente gira de nuestro presidente ShimonPeres, quien en lugar de enojarse por declaraciones de los presidentes deBrasil y de Argentina, ha ido a informales mejor sobre lo que queremos, sobre lo que hacemos y lo quesentimos, para que conozcan en forma directa y no por terceros cual es laverdad de la milanesa. Este tipo de acciones hacen sin duda alguna cambiaropiniones, en diferente proporción según el caso, pero que de todas formasinfluyen en forma positiva en el interlocutor de turno. Los dichos de Lula o deCristina Kirchner ya no serán iguales que antes de la visita que recibieron. Bienpor nuestro Presidente que se adelanto a los acontecimientos con su visiónclara de la realidad demostrando su capacidad de estadista. El puso su grano dearena en Latinoamérica antes de la llegada de M. Abbas pero fundamentalmente dela de nuestro enemigo declarado Amadinejadh que llegara a las costas de Americapara continuar sembrando odio y antisemitismo convertido en un Cristóbal Colonmaligno del siglo actual. Podemos ponerlo como ejemplo del otro 50 % quedebemos combatir. El es como el vértice de la pirámide, un máximo exponente delantisemitismo con la mas pura esencia de la maldad absoluta.

--
El futuro es lo unico que se puede cambiar. 

Tags: antisemitismo, informacion, noticias, israel, judio, sensibilidad, esclarecimiento

Publicado por javerim @ 21:37  | EDITORIALES DE BERNY
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios