Jueves, 13 de mayo de 2010
Y llego el día... CHARLY GARCIA en Israel...

Tres palabras en hebreo, shalom, rakevet y matos... seguramente dictadas por audífono. Varias veces nos dijo "ESTO ES INCREIBLE." En el escenario un piano oficiaba como prolongación de sus manos con música incorporada. Con un andar cansino pero no muy diferente al que conocíamos tiro un micrófono por error, algo que antes hubiera hecho especialmente y con gran placer. El marco del anfiteatro en Cesárea, una belleza. La concurrencia de latinos que casi colmaron las instalaciones trato de crear un clima que se logro en gran parte aunque siendo un lugar abierto no resulto con el impacto de otros espectáculos. Los músicos hicieron muy bien su trabajo y la puesta en escena resulto impecable. Una pantalla muy animada que oficio de telón de fondo termino de redondear un espectáculo al que no se podía faltar. Tener a Charly en Israel no es cosa de todos los días y quizás no vuelva a repetirse. Verlo a 2 o 3 metros de distancia lo convirtió de repente en un ser de carne y hueso, un ser humano casi real al que nunca pensamos podríamos conocer. El ídolo, ese de nuestra infancia al que difícilmente podíamos acceder estaba allí, mas calmo, mas sencillo, pero con la magia intacta de sus canciones, de su estilo y de su aura.
Al terminar la velada nos fuimos con un doble sabor en los labios. La alegría de haber estado allí, de haberlo escuchado desde tan cerca reviviendo momentos de nuestra vida, y la tristeza de saber que ya nada es ni será igual que antes, que el tiempo pasa irremediablemente y que no hay maquillaje que pueda disimularlo, de saber que los errores dejan secuelas y que el entusiasmo no puede sustituir a la realidad.
Fuimos con una fantasía, con un sueño y en parte lo hemos cumplido.
La imaginación de cada uno hará que lo veamos de la forma que más nos agrade. El show debe continuar...

Tags: charly, israel, kesarea, show, argentino, charly garcia

Publicado por javerim @ 17:08  | EDITORIALES DE BERNY
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Gonzalo Aguiar
Jueves, 13 de mayo de 2010 | 19:29
Una noche inolvidable..